12 de Ago de 2022

Deportes

¿Pérdidas por deficiencias?

PANAMÁ. Entre los países latinoamericanos, Panamá ostenta una envidiable marca de 29 púgiles que llegaron a ceñirse una corona mundial d...

PANAMÁ. Entre los países latinoamericanos, Panamá ostenta una envidiable marca de 29 púgiles que llegaron a ceñirse una corona mundial de boxeo.

El problema de llegar a un campeonato mundial de boxeo no es precisamente el ponerse el cinturón; defenderlo con éxito el mayor tiempo posible es el reto principal.

La derrota sufrida el sábado último por la compatriota Chantall ‘La Fiera’ Martínez —que hacía la tercera exposición del fajín mundial femenino— motiva a preguntarse qué tan complicado es para un boxeador llegar hasta una pelea por título mundial; qué tan difícil es ganarlo y por qué es muy arriesgada cada defensa.

ISMAEL LAGUNA

Considerado uno de los más grandes púgiles nacidos en Panamá, Ismael Laguna no fue precisamente un tipo con suerte.

Con un extraordinario talento boxístico, Laguna no pudo disfrutar de reinados prolongados en la categoría de las 135 libras.

‘El Tigre’ de Colón derrotó al boricua Carlos Ortiz el 10 de abril de 1965 para ganar la corona del peso ligero; su reinado, sin embargo, duró apenas siete meses, pues el 13 de noviembre de ese mismo año, Ortiz recuperaría el cinturón liviano.

La historia del boxeo ubica a varios panameños que escalaron la cima en sus categorías, pero sucumbieron en el primer intento de mantenerse sobre el trono mundial.

FRAZER Y PINDER

Alfonso ‘Peppermint’ Frazer y Enrique ‘Maravilla’ Pinder pertenecieron al primer cuarteto de panameños que ganaron títulos mundiales de boxeo de manera simultánea en 1972; el cual completaron Roberto ‘Mano de Piedra’ Durán y Ernesto ‘Ñato’ Marcel.

A diferencia de Durán y Marcel, que tuvieron exitosas defensas en sus respectivas categorías, tanto Frazer como Pinder cedieron las coronas que ganaron en la primera defensa (ver cuadro).

¿DÓNDE ESTÁ LA FALLA?

Para el profesor Roberto Quesada, de la pericia del entrenador depende en gran medida el éxito y la durabilidad de un pugilista como campeón mundial.

‘Un entrenador debe desarrollar el talento deportivo de su pupilo; debe saber con qué cosas y cómo se motiva al boxeador’, destaca el docente.

Un estudio realizado por el Instituto Superior de Cultura Física de Cuba sostiene que debe crearse una ‘batería de ejercicios’ que supla las deficiencias físicas del boxeador, incrementando su fuerza y resistencia.

‘Unido al desarrollo de técnica de ataque y defensa, el boxeador debe tener como complemento herramientas de entrenamiento físico para un buen rendimiento en el cuadrilátero’, destaca el informe.