Panamá,25º

17 de Nov de 2019

Deportes

Las múltiples indecisiones de Saladino

En n el 2007 en mi opinión, el atletismo le robó el protagonismo al béisbol y fútbol como los deportes de más simpatía en el país, porqu...

En n el 2007 en mi opinión, el atletismo le robó el protagonismo al béisbol y fútbol como los deportes de más simpatía en el país, porque todas las miradas estaban enfocadas en Irving Saladino, primero por ganar la medalla de oro en Salto de Longitud en los XV JP en Río de Janiero, el 23 de julio 2007, con 8.28 metros.

El 30 de agosto 2007, aumentó la euforia de todos, al ganar la medalla de oro en el ‘CM’ de Atletismo al Aire Libre, en Osaka, Japón, con su salto expectacular de 8.57 metros, dejando al entonces campeón Dwight Phillips de los Estados Unidos, en el tercer lugar con la medalla de bronce con su mejor salto de apenas 8.30 metros.

Con 2 títulos, uno a nivel continental y oro mundial, comenzaron a sonar la sirena de que su próxima hazaña sería ganar para Panamá, la primera medalla de oro en Juegos Olímpicos. Saladino comenzó el 2008, en forma impresionante con su salto de 8.73 metros, el 24 de mayo en Hengelo, Holanda.

En tanto, el Campeón Olímpico de Salto de Longitud, Dwight Phillips, título ganado en Atenas 2004, con 8.59 metros, estaba en su peor momento, con saltos de 8.24 y 8.25 metros, en los meses de abril y mayo 2008.

En mayo, Saladino también saltó 8.39 metros en Río de Janiero.

Llegó el momento de la verdad, los XXIX JO de Verano, Beijing 2008. Phillips no clasificó en el ‘CN’ de su país para la cita olímpica.

El 18 de agosto, Saladino ganó la medalla de oro con su salto de 8.34 metros. Era un momento de regocijo a nivel nacional.

No obstante, como un estudioso actualizado del atletismo, dije: ‘El triunfo era meritorio, pero los 8.34 metros era el más bajo en las últimas 7 olimpiadas, indicando que hay crisis en esa especialidad’.

Sustento. El oro se ganó en los JO de Los Angeles 1984 con 8.54 metros; en Seúl 1988, con 8.72 metros; en Barcelona 1992, con 8.67 metros; en Atlanta 1996, con 8.50 metros; en Sidney 2000, 8.55, y en Atenas 2004, con 8.59 metros. El mensaje era que Saladino necesitaba más trabajo y consistencia en sus actuaciones. El 1º de junio 2009 en Hengelo, Holanda, donde Saladino siempre realiza sus mejores saltos, registó 8.56 metros, y el 7 de julio en Eugene, USA, hizo otro salto formidable de 8.63 metros. El 4 de julio en Madrid saltó 8.23 metros, y el 10 de julio en Roma, Saladino saltó 8.27 metros. Era evidente su actuación de más a menos. Así es. Lo que muchos estaban ignorando era que el ex CM Phillips lucía muy recuperado. En mayo 2009 saltó 8.51 metros, el 1º de junio, 8.54 metros, el 7 de junio, 8.74 metros, y el 10 julio, 8.61 metros. Luego le llegó el momento de la dulce revancha, y el 22 de agosto en el ‘CM’, Berlín 2009, Phillips recuperó su corona con su salto de 8.54 metros.

En el 2010 Irving Saladino ya no lucía el nivel competitivo del 2007 y 2008. El 16 de abril 2010, saltó 8.19 y el 5 de julio 8.30 metros. Realizó un salto de 8.46 en Oregon pero con viento a su favor. En tanto Phillips siguió demostrando consistencia con saltos de 8.42, 8.46 y 8.47 metros. En el 2011 siguió la inconsistencia de Saladino con saltos de 8.04, 8.14, 8.19, 8.30 y .8.40. No obstante, en el CM en Daegu, Phillips volvió a imponer su clase ganando su 4º título mundial con 8.45 metros. Persiste el misterio, contradicciones y media verdades alrededor de las condiciones físicas de Saladino y su motivación. A diferencia del optimismo con que se expresa Dwight Phillips de que un título en Londres será especial para él, porque quiere que lo recuerden como una leyenda, Saldino se expresó en una entrevista con incertidumbre y pesimismo, lo que no es una buena señal para un campeón que defenderá su título.

COCTEL DEPORTIVO