Panamá,25º

15 de Nov de 2019

Deportes

No hay ventaja segura para nadie

Los siete golpes que Rory McIlroy necesitó el año pasado en el 10mo hoyo del Masters parecen una película de terror.

Los siete golpes que Rory McIlroy necesitó el año pasado en el 10mo hoyo del Masters parecen una película de terror.

Lo mismo se puede decir de su última ronda en Augusta National, donde el golfista de 22 años hizo historia de la mala.

McIlroy comenzó el día con ventaja de cuatro golpes, y terminó a 10 disparos del ganador tras firmar una tarjeta de 80, la peor última ronda en 56 años para el líder después de 54 hoyos.

Más que nada, se trata de un recordatorio de lo efímera que puede ser una ventaja en una última ronda. Especialmente en el Masters.

Jugar en Augusta es todo un arte, lo que explica porqué casi el 40% de los Masters han sido ganados por apenas ocho golfistas.

Para los que buscan su primera chaqueta verde, o incluso su primer major, la recta final puede ser todo un reto para los jugadores.