Temas Especiales

30 de May de 2020

Deportes

Tigres y Gigantes, ¿la Serie Mundial?

NUEVA YORK. La postemporada ha sido pródiga para dos equipos que podrían encontrarse en la Serie Mundial dentro de un par de semanas.

NUEVA YORK. La postemporada ha sido pródiga para dos equipos que podrían encontrarse en la Serie Mundial dentro de un par de semanas.

Los Tigres de Detroit vencieron a unos difíciles Atléticos de Oakland para llegar a la serie por el banderín de la Liga Americana.

Los Gigantes de San Francisco lograron una sorprendente e inédita remontada para dejar en el camino a los Rojos de Cincinnati y disputar la corona del viejo circuito.

Las casas de apuestas habían colocado a estos equipos en una hipotética Serie Mundial con una probabilidad de 45-1; pero luego de instalarse con antelación a sus posibles rivales, las posibilidades de que el encuentro de Detroit y San Francisco sea el que se dé en la Serie Mundial 2012 dejaron los momios en un 20-1.

LA TROPA DE LEYLAND

Desde hace un par de años, los Tigres de Detroit han sido un equipo contendiente, de la mano de Jim Leyland.

En el 2012, se unió a la tropa Prince Fielder, haciendo de los Tigres un equipo aún más poderoso.

Esto le valió a Detroit el título de la división Central de la Liga Americana, donde Justin Verlander encabezó un grupo de abridores de alto calibre y el venezolano Miguel Cabrera se llevó la Triple Corona de bateo, hecho que se dio por primera vez en 45 años.

La contribución de jugadores como Omar Infante, Austin Jackson y Andy Dirk también resultó muy valiosa para completar el ciclo que los ha llevado hasta el momento a la disputa del banderín en la Liga Americana.

BOCHY, EL ESTRATEGA

Los Gigantes de San Francisco fueron sacudidos por la suspensión de Melky Cabrera, en un momento donde su aporte ofensivo era requerido.

El piloto Bruce Bochy se las arregló para conseguir lo necesario y seguir en la pelea.

Así llegó Hunter Pence de los Astros de Houston y le dio la oportunidad al venezolano Gregor Blanco de potenciar sus habilidades.

Otro venezolano, Marco Scutaro, vio como su carrera tomaba un nuevo impulso en California.

Sin ser un equipo de grandes toleteros (solo Buster Posey bateó más de 20 jonrones y empujó más de 100 carreras este año), Bochy movió sus fichas, jugó la pelota pequeña y recibió el respaldo de sus abridores, incluso, de Tim Lincecum, a pesar de que tuvo el peor año de su carrera en Grandes Ligas.

En caso de que Detroit y San Francisco lleguen a la Serie Mundial, las casas de apuestas tendrán que modificar sus momios, para colocar a un favorito.

Por el momento, ambos equipos ya demostraron que tienen con qué llegar a la tierra prometida y reclamar un puesto en la historia del béisbol estadounidense.