Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Deportes

Ciclista Lance Armstrong, un ídolo que se derrumba

ESTADOS UNIDOS. El ciclista confesó haberse dopado en una entrevista con Oprah Winfrey grababa pasado lunes, apenas un par de horas desp...

ESTADOS UNIDOS. El ciclista confesó haberse dopado en una entrevista con Oprah Winfrey grababa pasado lunes, apenas un par de horas después de disculparse con el personal de la organización de caridad Livestrong que fundó y de la que tuvo que renunciar.

El emotivo día culminó con dos horas y media de preguntas de Winfrey, en las que según la entrevistadora el famoso ciclista fue ‘abierto’ cuando ella le preguntó sobre las acusaciones de dopaje que lo perseguían mientras ganaba siete veces el Tour de Francia.

Winfrey le dijo ayer a CBS que no tenía planes de hablar sobre la confesión de Armstrong antes que la entrevista fuera transmitida en su cadena de televisión OWN mañana, pero indicó que ‘para cuando me había ido de Austin y aterrizado en Chicago, ya todos ustedes lo habían confirmado’.

‘Así que estoy aquí ahora porque ya fue confirmado’, agregó.

LA ENTREVISTA

Winfrey dijo que la entrevista será transmitida en dos partes durante dos noches, debido a la cantidad de material que hay.

Winfrey no dijo si Armstrong lucía arrepentido, pero señaló que parecía listo para la entrevista. ‘Diría que se alzó ante el momento’, relató.

La confesión fue un sorprendente cambio de rumbo para un atleta y sobreviviente de cáncer que recibió los más altos honores durante su carrera, y que siempre negó las acusaciones de dopaje, incluyendo en los tribunales.

Durante más de una década, Armstrong retó a cualquiera a que demostrara que se dopaba.

Finalmente, él mismo relató sus acciones luego de decir durante el fin de semana que respondería las preguntas de Winfrey de forma ‘directa, honesta y cándida’.

TÍTULOS

El ciclista perdió sus títulos del Tour, sus patrocinios y tuvo que renunciar a Livestrong el año pasado, todo después que la Agencia Estadounidense Antidopaje publicó un informe de mil páginas que detalla el programa de dopaje en el que participó.

La Unión Ciclista Internacional emitió un comunicado ayer donde le pidió a Armstrong que testifique ante una comisión independiente creada para examinar las acusaciones de que el organismo ocultó muestras sospechosas de ciclistas, aceptó donativos de parte de Armstrong y lo ayudó a evadir los controles antidopaje.

Armstrong comenzó el pasado lunes con una visita a la sede de Livestrong, el organismo de caridad que fundó en 1997 y que se convirtió en una potencia mundial gracias a su dominio en la bicicleta y su historia personal como sobreviviente de cáncer.

Armstrong le dijo al personal ‘lo lamento’, y tuvo que contener las lágrimas durante su discurso de 20 minutos, en el que lamentó la polémica que lo persigue pero no admitió haberse dopado.

También les pidió que continúen con la misión de la organización de ayudar a los pacientes de cáncer y sus familias.

Winfrey había dicho que no se guardaría nada en la entrevista y señaló que tenía 112 preguntas para el ciclista.

Dijo que no todas fueron preguntas, pero sí muchas.

El jefe de la Agencia Estadounidense Antidopaje, Travis Tygart, calificó el programa de dopaje de Armstrong en el equipo U.S. Postal Service como ‘el programa más sofisticado, profesionalizado y exitoso en la historia del deporte’.

La agencia no respondió a las solicitudes de una reacción ante la confesión de Armstrong.

Durante su reinado, Armstrong no tenía piedad en fustigar a sus rivales, con ataques mordaces en público y radicando demandas en los tribunales.

BATALLA CONTRA EL CÁNCER

En octubre de 1996, a la edad de 25 años, se le detectó un cáncer testicular con metástasis pulmonares y cerebrales. En su primera visita al urólogo en Austin, Texas, Armstrong presentaba distintos síntomas, entre ellos dolor testicular y sangre en la tos.

Inmediatamente, el ciclista se sometió de urgencia a una operación quirúrgica en la que le extirparon un testículo y a ciclos de quimioterapia.

Tras la cirugía, su doctor le informó de que tenía menos de un 40% de probabilidades de sobrevivir.

Armstrong eligió una quimioterapia que a priori no disminuiría su capacidad pulmonar en caso de supervivencia. Esta elección fue considerada a la postre como vital para salvar su carrera deportiva.

El ciclista recibió sus primeros tratamientos en el centro médico de la Universidad de Indiana, donde el doctor Lawrence Einhorn había desarrollado una técnica pionera en el tratamiento del cáncer testicular.

Su primer oncólogo fue el doctor Craig Nichols. Además, en ese mismo centro, sus tumores cerebrales fueron extirpados quirúrgicamente.

Finalmente, se sometió a su último ciclo de quimioterapia el 13 de diciembre de 1996.

Lance pudo recuperarse progresivamente hasta regresar en la París-Niza de 1998, enrolado en las filas del equipo US Postal. Tras el prólogo, abandonó la carrera y pensó en retirarse definitivamente de las competiciones deportivas, pero tras fuertes reflexiones y con el apoyo del director Johan Bruyneel decidió seguir; planteándose como principal objetivo el Campeonato del Mundo que se celebraba en Holanda.

Ese verano ganó la Vuelta a Luxemburgo y se puso a punto para la Vuelta a España, donde rindió a un gran nivel clasificándose en la cuarta posición. Si bien no ganó ninguna etapa, estuvo con los mejores tanto en la montaña como en las etapas contrarreloj, recuperando su autoestima y encontrándose en un gran estado de forma de cara al Campeonato del Mundo, en el que finalmente fue cuarto, con victoria para Oscar Camenzi.