Temas Especiales

14 de Apr de 2021

Deportes

Rafael Nadal pone a prueba su rodilla en cemento

Hasta aquí, ayudado por la levedad de jugar en superficies de arcilla, Rafael Nadal ha vuelto a sonreír y, sobre todo, confiar que su r...

Hasta aquí, ayudado por la levedad de jugar en superficies de arcilla, Rafael Nadal ha vuelto a sonreír y, sobre todo, confiar que su rodilla izquierda puede responder al rigor del circuito de tenis.

"He podido correr con toda libertad y buscar las pelotas", dijo Nadal el lunes en una rueda de prensa previo a una exhibición en Nueva York. "Eso me hace feliz".

Le sobran las razones para expresarse así tras completar una brillante gira latinoamericana en la que levantó los trofeos de Acapulco y Sao Paulo, con 12 victorias y una derrota.

El sábado pasado, el español despachó sin piedad 6-0, 6-2 a su compatriota David Ferrer, el tricampeón vigente del Abierto Mexicano, un especialista de la arcilla y cuarto del ránking del mundo.

Pero ahora viene la prueba de verdad: el Masters de Indian Wells, del 7 al 17 de marzo, medirá la resistencia de esa rodilla al pisar canchas duras.

"Esa será una gran prueba para mí", dijo Nadal. "Hoy día, sé que puedo jugar en polvo y saberlo es algo que para mí es muy importante".

Su presencia en el desierto de California es otra señal alentadora para el 11 veces campeón de torneos del Grand Slam, luego de una inactividad de siete meses por culpa de dolencias en la rodilla.

Recién la semana pasada se conjeturaba que Nadal se iba a saltar Indian Wells y Miami _el otro gran torneo de cemento en este tramo del año_ para evitar una superficie que desgasta más su físico.

Su magnífico despliegue en Acapulco, donde lució ágil, potente y dinámico, le sirvió para recuperar el optimismo.

"He conseguido jugar a un nivel muchísimo más alto de lo que hubiera soñado", señaló.

"Las sensaciones de volver a competir han sido fantásticas tras todo lo que he pasado estos siete meses", añadió. "Supongo que si todo va bien, volveré a tener a tener esa presión, esa sensación de tensión".

Indian Wells plantea otra clase de desafío, un torneo que reúne a los mejores del mundo... y en cemento.

"He hecho un gran torneo en Acapulco, que es una confianza y me da mucha energía para seguir", dijo Nadal. "Ya veremos cómo responde en Indian Wells... El único objetivo es tomar contacto con la pista, ver si la rodilla me responde bien. A nivel de resultados, que sea lo que Dios quiera, no son una prioridad".

Un primer ensayo será la exhibición que disputaba el lunes contra el argentino Juan Martín Del Potro en una pista cubierta del Madison Square Garden, su primera presentación en la mítica arena de Nueva York.

Con 26 años y más de una década en el tour, Nadal aprovechó los meses de baja para disfrutar experiencias diarias con familiares y amigos que antes no podía por la cargada agenda de torneos de la temporada.

Y la consigna personal en su vuelta ha sido divertirse en las canchas.

"He tomado los partidos con un poquito más de calma, con una perspectiva diferente, disfrutar el hecho de meramente saltar a una pista", dijo el actual número cinco del mundo. "No solo pensar en ganar y ganar", añadía.

También prefiere poner a un lado cualquier discusión sobre si está listo para ganar otra cita de Grand Slam o intentar recuperar la cima del ránking.

"Ahora mismo sueño con volver a estar cien por cien competitivo", afirmó. "Semanas como la anterior me dan confianza para seguir trabajando fuerte. El número uno este año está muy lejos para mí. Quiero ser competitivo, seguir disfrutando del tenis. Si la rodilla responde bien, pensaremos en objetivos ambiciosos".