Temas Especiales

07 de Jun de 2020

Deportes

Cabrera vs. Davis, la batalla sigue

PANAMÁ. Desprovisto de los ribetes de sensacionalismo de los años 80, la rivalidad que Miguel Cabrera y Chris Davis está puesta sobre la...

PANAMÁ. Desprovisto de los ribetes de sensacionalismo de los años 80, la rivalidad que Miguel Cabrera y Chris Davis está puesta sobre la mesa como el mejor plato para degustar en lo que resta de esta temporada.

Después del ganar el año pasado la Triple Corona ofensiva (campeón bate, campeón en carreras empujadas y campeón en jonrones), el venezolano Cabrera está poniendo números muy superiores a los que le permitieron conseguir la hazaña por primera vez en más de 40 años en el béisbol de los Estados Unidos.

Ha encontrado, sin embargo, una oposición inesperada en Chris Davis, un pelotero que hasta el año pasado no era considerado un pelotero de gran poder, sino más bien uno con la imperiosa necesidad de instalarse en un equipo, cosa que ha conseguido con los Orioles de Baltimore.

¿TRUCO DE MAGIA?

Tras arribar a las Ligas Mayores con los Rangers de Texas, Davis lucía como una promesa de gran potencial.

En el 2009, bateó 21 jonrones en 113 juegos, ponchándose en 150 ocasiones.

El mánager de Texas, Ron Washington, no pareció muy dispuesto a darle oportunidades al joven pelotero, así que fue cambiado en 2011 a los Orioles de Baltimore, donde Buck Showalter sí tuvo esa disposición.

El cambio de tolda también cambió a Davis. El año pasado conectó 33 jonrones y remolcó 85 carreras, bas tante lejos de los números que impuso Miguel Cabrera para ganar la Triple Corona.

Pero en 2013, su destape ha sido más que impresionante, pues ha tiene 43 cuadrangulares y 110 carreras empujadas, sin contar lo sucedido anoche. Número que nunca impuso en su breve carrera de Ligas Mayores.

CABRERA, INIGUALABLE

El venezolano ya nos tiene acostumbrados a números de primer nivel con el madero.

De sus once temporadas en Grandes Ligas, en nueve a sonado 30 o más jonrones; tiene 10 campañas en línea con 100 o más carreras empujadas.

Si le añadimos que, contando este año, tiene cinco campañas seguidas bateando por encima de .320, estamos hablando de un pelotero de comprobada consistencia.

Haber ganado la Triple Corona el año pasado le impuso de salida al venezolano un reto mayor: hacerlo por segundo año consecutivo, algo que ningún pelotero ha conseguido en la historia de las Ligas Mayores.

¿Es Davis un advenedizo en el camino del sudamericano?

Tal vez por la escasez de pergaminos que tiene el beisbolista de Baltimore, la gran campaña que está teniendo esté a la sombra del abrumador historial de éxitos del tercer saquista de los Tigres de Detroit..

Una cosa es cierta: el duelo seguirá hasta el último día de la campaña. Y mientras Orioles y Tigres busquen la postemporada, así será.