Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Deportes

Lebron y la fiesta ante los Lakers

LOS ÁNGELES. Todos esperaban que LeBron James y Kobe Bryant fueran las grandes estrellas en el partido de hoy del baloncesto de la NBA.

LOS ÁNGELES. Todos esperaban que LeBron James y Kobe Bryant fueran las grandes estrellas en el partido de hoy del baloncesto de la NBA.

Sin embargo, el singular duelo entre dos de los mejores jugadores de la actualidad en la liga no se dará en el día de Navidad.

Bryant está lesionado, y aunque James no está precisamente sano, la ausencia del líder de los Lakers de Los Ángeles no se dará en el encuentro de hoy ante los campeones Heat de Miami.

El escolta angelino no regresará a la duela hasta el próximo año. Mientras tanto, ‘El Rey’ LeBron sigue luchando con problemas físicos, pero aportando con su extraordinario talento en circunstancias adversas.

UN DÍA DE BALONCESTO

La jornada comenzará desde el mediodía de hoy, cuando los Bulls de Chicago visiten los Brooklyn Nets, en otro partido que se antoja muy parejo desde el primer salto de balón.

Y si las malas noticias deben seguirse dando, puesto Oklahoma visitará a los Knicks en Nueva York, que recién han perdido a Carmelo Anthony, por un esguince en el tobillo izquierdo en el juego del lunes último.

Además de perder a Anthony, los Knicks vieron cómo Raymond Felton debía abandonar el encuentro cerca del final, por una lesión de ingle.

Felton estaba en su regreso tras una ausencia de seis partidos por un tirón en el muslo izquierdo.

A falta de estos ciertos atractivos, habrá que esperar el juego de la noche entre los Rockets de Houston y los Spurs de San Antonio, para ver a dos equipos que quieren ser protagonistas en el Oeste de la liga.

La jornada navideña concluirá con el juego entre los Clippers de Los Ángeles y Golden State, duelo de quintetos jóvenes y talentosos, que estarán a prueba en la División del Pacífico.

Si lo vemos como lo que es, el tradicional regalo de Navidad que cada año brinda la NBA a sus fanáticos está listo para ser abierto y promete no dejar cosas al azar.

Santa Claus estará en el terreno de juegos, y su presencia se sentirá con fuerzas.

Con un balón en sus manos, buscando la canasta y los puntos del triunfo.