Temas Especiales

27 de May de 2020

Deportes

Parsons reconoce impacto económico negativo por el aplazamiento de los Juegos

El presidente del IPC no dio cifras exactas del coste de aplazar los Juegos y subrayó que pese al impacto negativo en sus cuentas no han pedido ayuda al Comité Olímpico Internacional

El COI está considerando posponer o alterar los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.EFE

El brasileño Andrew Parsons, presidente del Comité Paralímpico Internacional (IPC), reconoció este miércoles que el aplazamiento de los Juegos de Tokio a 2021 les genera un impacto económico negativo, puesto que las empresas de los derechos audiovisuales y otros patrocinadores han pedido también aplazar sus pagos al año que viene.

Parsons desveló que "alrededor del 5% del gasto se está reduciendo del presupuesto del IPC" y confesó que esta semana han tenido que "revisar 150 contratos relacionados con los Juegos" debido al aplazamiento de la cita deportiva hasta 2021.

"Hemos tenido un impacto en las cuentas porque algunas empresas audiovisuales nos han pedido retrasar los pagos hasta 2021, algo que podemos entender por la situación que vivimos", dijo Parsons en un encuentro telemático con diez medios de comunicación internacionales, entre ellos EFE como único medio en castellano.

"Todos nuestros socios nos han dado su apoyo con un mensaje de que todos estamos en el mismo barco afectados por esta terrible enfermedad. Realmente no hablamos de perder dinero, sino de ajustar las cuentas de manera temporal", señaló.

El presidente del IPC no dio cifras exactas del coste de aplazar los Juegos y subrayó que pese al impacto negativo en sus cuentas no han pedido ayuda al Comité Olímpico Internacional.

"Estamos tratando de resolver los problemas de manera interna", declaró Parsons, que lamentó el daño económico que está haciendo la pandemia de coronavirus al movimiento paralímpico.

"Todos los eventos cancelados tienen un coste para nuestros Comités, algunos de los cuáles no son grandes y tienen muchos recursos y están sufriendo más que otros estos problemas financieros", señaló.

La decisión de aplazar los Juegos se produjo cinco meses antes de la fecha prevista a finales de agosto de este 2020, por lo que muchas reservas de hotel y entradas habían sido ya adquiridas.

"Estamos trabajando con el Comité Organizador de Tokio cómo podemos devolver a los Comités Paralímpicos Nacionales ese dinero o bien buscar una fórmula para el año que viene", confesó.

"Lo mejor para nosotros es que en el caso de los hoteles, si ya había una reserva para este año, se pueda ofrecer el mismo servicio en 2021 sin tener que pagar una penalización", apuntó.

El Comité Paralímpico Internacional cifra en 850 habitaciones de hotel adaptadas el número que necesitarán para los Juegos de Tokio.

"Algunos hoteles estaban preparados para adaptarse y esperemos que con este aplazamiento no se frene ese proceso. Cuando los Juegos comiencen el próximo año queremos que sean un catalizador para el cambio en la sociedad. Debemos asegurarnos de que este enfoque no se pierda", concluyó.