La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Béisbol

Los malos días para ‘K-Rod' continúan

La campaña del venezolano obligó a los Tigres a prescindir de sus servicios. El taponero cree que solo es un mal rato

‘K-Rod' Rodríguez ha vuelto a perder el plato.

Francisco Rodríguez fue considerado en un momento de su carrera como el mejor cerrador de las Grandes Ligas; incluso, por encima del panameño Mariano Rivera.

El venezolano alcanzó esa cúspide en el año 2008, cuando salvó 62 partidos, la mayor cantidad en la historia del béisbol para una temporada completa.

‘K-Rod' lucía encaminado a grandes cosas; sin embargo, después de esa hazaña, su carrera tomó un camino equivocado, decayendo notablemente en todos sus renglones.

CARRERA CON ALTIBAJOS

Francisco Rodríguez tiene 15 años de jugar en las Grandes Ligas

Tuvo su mejor temporada en el año 2008, cuando salvó 62 partidos, la cifra más alta en la historia

Este 2017 con Detroit, solo había salvado siete juegos, con marca de 2-5 y efectividad de 7.82.

En 2013, los Cerveceros de Milwaukee lo recibieron casi a finales de la temporada; salvó 10 partidos y su efectividad fue de 1.09 desde que llegó al equipo.

Los próximos dos años, promedió 41 partidos salvados por temporada. Rodríguez renacía. Los Tigres de Detroit fueron su próximo equipo. Salvó 44 partidos en 2016, lo que le valió un acuerdo por una temporada y seis millones de dólares.

Rodríguez no ha sido consistente este 2017. Solo ha salvado siete partidos y su efectividad es de un alarmante 7.82. Los Tigres lo dejaron libre, aunque tendrán que cubrir lo que resta de su contrato.

El de Caracas ya tiene algunas ofertas. Se rumora que existe interés de equipos como los Cachorros de Chicago, Rangers de Texas y los propios Cerveceros en contratarlo.

El problema de traer a Rodríguez a alguno de estos equipos radica en que el venezolano necesita encontrar aquello que le hizo revivir una carrera que lucía brillante, donde sus 437 juegos salvados son la cuarta mayor cifra en la historia de las Grandes Ligas.

Esa inconsistencia es la que lo diferencia de Mariano Rivera, quien fue un modelo de constancia y profesionalismo hasta el último día en que jugó para los Yanquis de Nueva York.

Con 35 años de edad, y las oportunidades en merma, Rodríguez tendrá que volver a inventarse si quiere terminar decorosamente su carrera en Grandes Ligas.