Temas del día

29 de Feb de 2020

Fútbol

Landon Donovan: una opaca despedida para el 'Capitán América'

Apenas 40 minutos duró la despedida del mejor futbolista de todas las épocas en Estados Unidos.

No tuvo la talla futbolística de Pelé y Maradona, pero alguien como Landon Donovan, que elevó a niveles de popularidad nunca vistos el fútbol de Estados Unidos, no merecía irse por la puerta de atrás en el último partido de su rica carrera a nivel de selecciones.

Apenas 40 minutos de un simple partido amistoso el viernes, en un anodino estadio de Connecticut, contra la selección de Ecuador, duró la despedida del mejor futbolista de todas las épocas en Estados Unidos.

Ni siquiera un adiós ante su público, en el estadio de su club de siempre, Los Angeles Galaxy, al que llevó a cinco títulos de la Major League Soccer.Un opaco epílogo para una carrera de 16 años repleta de récords y hechos históricos: 15 años como internacional, 57 goles y 58 asistencias en 157 partidos, y máximo goleador de los Mundiales con cinco tantos en 12 encuentros de tres Copas del Mundo.

Su legado en 14 temporadas en la MLS, luego de jugar sus primeras dos campañas con el Bayern Leverkusen de Alemania, se manifiesta en ser el máximo goleador en la historia de la liga local, con 138 dianas y el segundo en asistencias (124).Sin temor a exageraciones, se puede decir que Donovan es el jugador que más impacto ha tenido en la cultura futbolística de Estados Unidos.

Cuando a los 17 años partió a Alemania para jugar en la Bundesliga (1999), le estaba abriendo el camino a los futbolistas estadounidenses en Europa.Dos años después, cuando debutó en la MLS con el San Jose Earthquakes, y más tarde pasó al Galaxy, ayudó con sus goles y jugadas maravillosas a establecer la incipiente liga norteamericana en la preferencia del público.

Y eso lo obviaron Klinsmann y los dirigentes de US Soccer al bajarlo del Mundial Brasil-2014, la gran espina que se lleva clavada Donovan, y probablemente una de las causas que le llevaron a colgar los botines a los 32 años, en plena madurez futbolística.A Klinsmann hay que reconocerle el gran trabajo que ha hecho al frente del seleccionado nacional y que en definitiva, como técnico, tiene plena potestad para escoger a sus jugadores, una condición que impuso cuando aceptó el cargo.

Pero a los dirigentes del fútbol estadounidense hay que criticarles su miopía, al olvidar todo lo que ha representado Donovan para el fútbol en la tierra del Tio Sam.Las Grandes Ligas de béisbol dedicaron toda la temporada a celebrar el legado de Derek Jeter con reconocimientos en cada estadio que se presentó, luego de anunciar su retiro.

Lo mismo ocurrió la campaña anterior con el gran Mariano Rivera, o cuando la NBA festejó el adiós de Michael Jordan. ¿No pudo hacerse lo mismo con Donovan?La mejor despedida de Donovan hubiera sido en la Copa Oro de 2015, o al menos en un amistoso en Los Angeles, contra México, el archienemigo que le odiaba tanto como le respetaba.Como concesión a un hombre que le ha entregado todo al fútbol de su país, la Federación estadounidense accedió a pagar pasaje y estancia de 20 miembros de su familia.

"Este es un día que yo merezco, creo que este es un día que mi familia merece por todos los sacrificios que ha hecho, y estoy aquí representando a todos los equipos por los que jugué, a todos los entrenadores para quienes jugué, y obviamente a esta Liga", dijo Donovan en su última rueda de prensa internacional.