La Estrella de Panamá
Panamá,25º

20 de Sep de 2019

Fútbol

Cristiano el verdugo de la semana

Jugadores del más alto nivel y goleadores permanentes, solo Cristiano Ronaldo y Messi

El portugués ha respondido devolviéndole prestigio a la Liga Italiana.

Tras los anteriores días, crispados por el aparatoso nocaut propinado por el Ajax al Real Madrid (4-1), el equipo más mediático del mundo y ganador consecutivo de las últimas tres Champions, esta semana parecía entrar en zona de calma, luego del habilidoso movimiento de su presidente Florentino Pérez al traer de vuelta a la dirección técnica a Zinedine Zidane, el entrenador que había estado al mando del acorazado que conquistó esos éxitos.

Por si había alguna duda, en el partido Juventus-Atlético de Madrid iba a quedar claro que el error (irreparable) del ostentoso equipo madrileño, era haber dejado ir a Cristiano; un jugador irremplazable por su cuota goleadora y liderazgo, hasta hoy el único capaz de seguir compitiendo con Leo Messi, con disciplina y un espíritu insaciable. Sustentándolo con sus estadísticas, al fin y al cabo, la matemática es una ciencia exacta.

Técnicos a la altura de Zidane, en el universo actual de las grandes ligas del fútbol, hay una carpeta de candidatos. Jugadores del más alto nivel y goleadores permanentes, solo Cristiano Ronaldo y Messi. En su última temporada merengue, anotó 44 goles. Remplazarlo no va a ser tan fácil como traer a Zidane de vuelta. Messi no está al alcance del Real Madrid.

Los tres goles en la victoria 3-0 ante el Atlético de Madrid duelen a la afición colchonera, para el Real Madrid tienen sabor a vinagre… saben a venganza. Abandonó el Real Madrid vilipendiado por la prensa por sus 33 años (hoy 34), que marcaban ‘su declive', y por ello era una locura que la Juventus le contratase por una suma mayor que la pagada por el Real Madrid. Sin embargo, desde que Cristiano llegó a Italia, los ojos del fútbol europeo, en donde en una época el Calcio Italiano fue rey, volvieron a posar su mirada allí. El portugués ha respondido devolviéndole prestigio a la Liga Italiana. ‘Los que no lo quieren, sueñan con tener como hijo a este Balón de Oro', escribió hace diez años el francés Bernard Morlino en su libro Retratos Legendarios del Fútbol; su argumento no ha perdido vigencia.