La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Fútbol

Zidane limpia un poco la cara del Real Madrid con sus movimientos

Keylor Navas volvió a la titularidad en la portería; Isco jugó, se entregó al partido y el gol fue su premio

Zidane (d) da instrucciones a Benzema.

La verdadera mirada al retorno triunfal de Zinedine Zidane con el Real Madrid, no se puede medir por haber ganado 2-0 sobre el Celta de Vigo en el Santiago Bernabeu.

Es un triunfo que va más allá de haberle lavado la cara al equipo blanco ante uno de los peores equipos de la liga en esta temporada.

Pudo haber sido una goleada; y no habría importado cuanta hubiera sido la diferencia entre el ex campeón de las tres últimas Champions League, y un equipo situado en puestos de descenso de la Liga Española.

Lo que estaba realmente por verse en este partido era la forma como el francés había podido trabajar en los días previos, qué cosas cambiarían en esta vuelta al banquillo blanco, después de nueve meses de ausencia.

Un vistazo a la alineación del encuentro ante el Celta daba cuenta de los primeros movimientos de Zidane; Keylor Navas volvía a la titularidad, Marcelo jugaría un poco más adelantado, Gareth Bale colocado junto a Modric y Benzema un poco más atrás, dejando a Isco, ninguneado por Solari y Asencio como los hombres de ataque.

Los cambios dieron otro panorama a un equipo que en sus últimos tres partidos enseñó muy poco.

Navas respondió a la confianza de ‘Zizou', mostrándose seguro durante todo el partido y se empleó a fondo en un cabezazo del uruguayo Maxi Gómez, la ocasión más clara del Celta de Vigo.

Por su lado, Marcelo también dio respuesta positiva, poniendo una asistencia para el gol de Gateh Bale, puesto en la cuerda floja con la llegada del francés al banquillo del Real Madrid.

Finalmente, Isco Alarcón, absolutamente marginado por Solari, reencontró el gol después de más de media temporada.

TRABAJO SICOLÓGICO

El propósito de Zidane en esta etapa descendente de la temporada es recuperar a los jugadores que Solari desechó en su estrategia; Isco, Navas y Marcelo respondieron al técnico, aunque con la premisa de que necesitan todavía recuperar la mejor forma física.

Más allá de esto, el proceso de devolverles la confianza pasa por una etapa larga, pero estrictamente necesaria.

Con una semana más para continuar trabajando esta parte de mental de autoestima de sus jugadores, el Real Madrid se medirá a otro colero, el Huesca; pero el 3 de abril visitará al duro Valencia, que quiere meter en puestos de Champions. Aquí estará la primera gran prueba para Zidane y su propuesta.