Panamá,25º

06 de Dec de 2019

Fútbol

Panamá quiere estirar más el sueño mundialista ante Ucrania

El partido de octavos de final es el primero en la historia del balompié panameño en campeonatos del mundo de cualquier categoría. Nada que perder y mucho por ganar

Ernesto Walker, determinante en el accionar del onceno nacional Sub-20.

El fútbol panameño hace historia hoy en la lejana tierra polaca, enfrentándose a Ucrania en el estadio municipal de Tychy, de la ciudad de Tychy, situada en Silesia.

Es el primer pase de Panamá a una ronda de octavos de final en la historia de su fútbol, en cualquier categoría; es un evento trascendental del que no existen antecedentes, y un sueño del que no se quiere despertar.

El onceno que dirige Jorge Dely Valdés dejó en el camino a selecciones como Portugal, Noruega y México, todas llegadas al Mundial Sub-20 con aspiraciones de avanzar mucho más allá de la fase de grupos.

El pequeño país canalero, con un equipo cuajado de talento, tendrá como rival a Ucrania, que llegó hasta las semifinales de la Eurocopa Sub-19 el año pasado.

Denys Popov, un defensa de 20 años, ha sido su jugador más importante al anotar dos de los cuatro goles de Ucrania en la etapa de grupos; Viktor Korniienko es su centro delantero y hombre de ataque, que se complementa con Vladyslav Supriaha en la ofensiva.

Panamá no ha contado con el goleador Saed Díaz, supliendo su ausencia con el trabajo de Ernesto Walker, Tomás Rodríguez y Axel McKenzie.

La gran figura panameña es Diego Valanta, quien ha sido usado como suplente, respondiendo con dos goles cruciales, que han colocado al onceno nacional por primera vez en los octavos de final de un Mundial.