La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Fútbol

Ante El Salvador a todo o nada, por tercera vez

Panamá y El Salvador se han enfrentado dos veces en eliminatorias a juegos olímpicos con el formato de eliminación directa, partido de ida y vuelta, y están igualados 1-1. El miércoles se inicia una nueva tanda con la mira puesta en Tokio 2020

El duelo entre las selecciones de Panamá y El Salvador que se inicia este miércoles en el Estadio Rommel Fernández y concluye el domingo 21 en el Estadio Cuscatlán, se constituirá en la tercera ocasión en que ambos combinados se enfrentan en el formato de eliminación directa a dos partidos, en sus aspiraciones por llegar a unos anhelados Juegos Olímpicos.

La primera oportunidad que se encontraron fue para Seúl 1988. No se jugaba entonces como ahora con equipos conformados por jugadores categoría Sub-23, sino entre selecciones mayores. El 19 de abril de 1987, un domingo de Pascua de Resurrección, en el entonces Estadio Revolución, empatarían 1-1. Panamá perdía 1-0 cuando Víctor René Mendieta anotó para igualar el marcador. En el partido de vuelta los salvadoreños se impusieron 3-2, eliminando a Panamá.

Una victoria que abre una nueva etapa

Imperaba ya el requisito de selecciones Sub-23 cuando canaleros y cuscatlecos se encontraron en una segunda oportunidad de eliminación directa, hacia la Olimpíada de Sidney 2000. En el fútbol panameño irrumpía con protagonismo el técnico Gary Stempel y correspondió el primer juego en el difícil Estadio Cuscatlán. El 5 de septiembre de 1999, contra los pronósticos, Panamá derrotó 2-1 a El Salvador. De vuelta en Panamá el 12 de septiembre empatarían 1-1, quedando los salvadoreños eliminados.

Con ese resultado favorable, la Selección de Panamá jugaría aquí posteriormente un triangular, venciendo 1-0 a Bermudas y empatando 0-0 con Cuba, clasificándose así a su primer torneo Preolímpico, en Hershey, Estados Unidos. Se inauguraba entonces una etapa que ha permitido a Panamá hacerse presente en los siguientes cuatro Preolímpicos: para Atenas 2004 con el técnico colombiano José ‘Cheché' Hernández; Beijing 2008 con el costarricense Alexander Guimaraes; Londres 2012 de la mano de Julio Dely Valdés y Río de Janeiro 2016 bajo la conducción del argentino Leonardo Pipino. El Preolímpico ha sido un techo que no se ha logrado romper.

Tres más para un total de siete

A esos cuatro encuentros de Panamá-El Salvador, acontecidos durante las dos eliminatorias directas, hay que sumarle tres partidos, para contabilizar un total de siete encuentros por las eliminatorias olímpicas. Solo que los tres restantes se han dado dentro de la modalidad de enfrentamiento en fase de grupos.

Teniendo como meta los Juegos Olímpicos Beijing 2008, ambas selecciones quedaron incluidas en un grupo para disputar un triangular por la zona de la Uncaf, el cual completaba la Selección de Honduras. Este triangular se celebró en el Estadio Rod Carew. Panamá derrotó 2-1 a El Salvador y empató 1-1 con Honduras. Los salvadoreños fueron eliminados, Honduras quedó primero, Panamá terminó segunda del grupo y tuvo que ir a un repechaje ante Costa Rica. Perdería ante los ticos 1-0 en casa y vencería 1-0 en San José, clasificando al ganar la tanda de penales 4-3. Un momento dramáticamente célebre porque el penal que le dio el pase a Panamá lo detuvo el portero panameño el Gilmar Torres al jugador costarricense Celso Borges, hijo del técnico Alexander Guimaraes, quien dirigía a Panamá.

El sexto partido se dio al reunirlos nuevamente la Uncaf en la fase de grupos para Londres 2012, en otro triangular, esta vez a jugarse en el Estadio Cuscatlán de San Salvador y con la Selección de Guatemala como el tercer integrante. El 17 de septiembre de 2011, El Salvador venció 2-1 a Panamá, el entrenador de los panameños era precisamente Julio Dely Valdés. Los salvadoreños quedarían de primeros. Panamá derrotaría 3-1 a Guatemala para meterse al repechaje ante Costa Rica, al cual ganaría 2-1 ejerciendo de local y empataría de visitante 1-1.

En 2015 se disputó el séptimo y último partido por eliminatorias olímpicas entre panameños y salvadoreños. Fue para Río de Janeiro 2016, en esta ocasión con el formato de cuadrangular en el que estaban incluidos también Costa Rica y Nicaragua. En el Estadio Maracaná de la Cinta Costera, Panamá se alzó con la victoria 3-2, fue primero en el cuadrangular avanzando al Preolímpico de la Concacaf. En resumen, de 7 partidos, Panamá se impuso en 3, El Salvador ganó 2 y 2 fueron empates.

El presente

La estadística entre ambos países refleja una competencia reñida, con un presente en el que el fútbol salvadoreño está retomando una presencia en el área, que había perdido en años recientes. Su mejor ubicación, sobre Panamá en el ranking FIFA, le favoreció para que esta eliminatoria la cerraran jugando de locales en el Estadio Cuscatlán, donde se hacen regularmente muy fuertes. Por ello un empate o una derrota en Panamá por la mínima diferencia entraría en los resultados viables para, posteriormente, superar a Panamá en tierra salvadoreña, desplazándolo de su primer objetivo: clasificar a su sexto Preolímpico consecutivo.

A la contienda hacia Tokio 2020 le han puesto mucho énfasis. El técnico salvadoreño Guillermo Rivera ha desarrollado un plan de partidos de preparación que tuvieron en los tres primeros como rivales a equipos locales: contra Santa Tecla empató 0-0, perdió 1-0 con Alianza, empató 2-2 frente a Limeño, para concluir con dos juegos amistosos ante la Selección de Cuba a la cual derrotaron 3-1 el pasado martes. Un rival que seleccionaron, según declaraciones a la prensa del asistente Enzo Artiga, porque ‘…creemos que podemos medir la potencia física de los cubanos, que se asemeja a la de los panameños'. ‘La Selecta', como suelen llamar los salvadoreños a su selección de fútbol, arribará a Panamá el próximo lunes.

Para el fútbol panameño el nuevo camino que emprende hacia unos juegos olímpicos, teniendo como meta clasificar al torneo masculino, será su duodécimo intento. En el recuerdo y en la historia figura la primera vez, cuando lo pretendió compitiendo en el cuadrangular realizado en el Estadio Universitario de la Ciudad de México para los Juegos Olímpicos de Tokio 1964, ante Estados Unidos, Surinam y México. Posteriormente le seguirían para los juegos de: Munich (1972), Moscú (1980), Seúl (1988), Barcelona (1992), Atlanta (1996), y los mencionados anteriormente cinco Preolímpicos consecutivos, torneos que han contribuido a aportar jugadores relevantes a la selección mayor.

De superar esta fase, el técnico Julio César Dely Valdés conseguiría clasificar con Panamá a su segundo Preolímpico aunque en esta ocasión, a diferencia de aquella para Londres 2012, no tiene margen de maniobra pues no existe repechaje. Así que está obligado a devolverles con una victoria a los salvadoreños, la derrota en aquella primera confrontación olímpica que los enfrentó el 17 de septiembre de 2011. De lo contrario, la eliminatoria será más ‘azul' salvadoreño que ‘rojo' panameño.