Panamá,25º

21 de Nov de 2019

Fútbol

Philippe Coutinho llega a Alemania, listo para firmar con el Bayern Munich

El brasileño, quien pasó exitosamente la revisión médica de rigor, jugará una temporada a préstamo con el campeón de la Bundesliga

Se espera que Coutinho logre encajar en el esquema del equipo que más campeonatos de liga ha conseguido en la Bundesliga.

El brasileño Philippe Coutinho, aún futbolista del Barcelona, jugará esta temporada cedido en el Bayern Múnich, aunque el acuerdo aún no está cerrado y se espera que se firme hoy lunes en la capital de Alemania.

Coutinho ya está en Alemania, donde pasó la revisión médica con el club bávaro.

El acuerdo, han dicho fuentes del club azulgrana, aún no está ratificado, pero todo apunta a que hoy lunes, o a más tardar mañana martes, el brasileño ya podrá ser presentado como nuevo jugador del Bayern.

Después de haber aparecido como pieza de cambio para abaratar el posible fichaje de Neymar por el Barcelona, finalmente su salida será hacia Alemania para jugar en la Bundesliga.

El internacional brasileño tomó este domingo un avión para viajar a Múnich, donde ya visitó las instalaciones del Bayern.

Las cifras que apuntan algunas fuentes son que el Barcelona recibirá 8,5 millones de euros por la cesión y que el Bayern se reserva una opción de compra al final de la temporada por 120 millones de euros.

Coutinho llegó al Barcelona en el mercado de invierno de hace dos temporadas, convirtiéndose en la contratación más cara del club, después de desembolsar el Barcelona 120 millones de euros para adquirir sus derechos del Liverpool, fichaje que además tenía 40 millones en forma de variables.

El caso es que Coutinho va a dejar en los próximos días de ser historia del Barcelona y sobre él pesará que el fichaje más caro de la historia del club pasó sin pena ni gloria en la temporada y media que jugó como azulgrana tras llegar al club por un precio desorbitado y, sobre todo, señalado como el sustituto de Andrés Iniesta, una responsabilidad que le pesó.

Además, es un jugador con un perfil diferente.

Dejó el Barcelona tras haber jugado 76 partidos, en los que ha marcado 21 goles (13 en la Liga, 5 en la Copa y 3 en la Liga de Campeones).

A pesar de tratarse de un jugador reservado, llegó a explotar un día contra los que le silbaban en el Camp Nou, en el partido contra el Manchester United, al no celebrar un gol y taparse los oídos con los dedos en señal de protesta, lo que enojó más a sus críticos.