La Estrella de Panamá
Panamá,25º

21 de Sep de 2019

Fútbol

Reflexiones sobre la administración del fútbol en nuestro medio

No ha habido, ni habrá, metodólogo, entrenador ni técnico deportivo alguno que pueda preparar algún equipo para hacerlo campeón de algún torneo, ya que los triunfos están condicionados a múltiples factores exógenos, endógenos y del biorritmo, imposibles de predecir

En mi humilde opinión, con relación a los cambios de técnicos deportivos que se suscitan en el nivel de la categoría mayor de fútbol de alto rendimiento, me permito sugerirles a los respectivos dirigentes, que antes de tomar decisiones de tal envergadura, consideren los estados de predisposición psíquicas para las competiciones con la finalidad de evitar las perturbaciones que se pueden producir dentro del colectivo en el proceso de perfeccionamiento deportivo en esta actividad.

En estos cambios, es pecaminoso ponderar los estados emocionales, pensamiento empírico, y determinaciones mediante contagios de grupos, pues esto podría acarrear consecuencias negativas como: las afloraciones del prearranque, la consolidación de la personalidad de los atletas, su espíritu volitivo, sus emociones, su autocontrol, su autodeterminación, sus inhibiciones y otros factores más que son indispensables para adquirir la máxima expresión de la forma deportiva.

Este planteamiento no exime la sustitución de los técnicos deportivos, pero sí recomienda que se consideren los enunciados de las funciones pedagógicas, ya que esta actividad es de orden científico, por lo que está sujeta al método científico que nos indica que estos cambios deben hacerse efectivos al inicio de cada macrociclo de entrenamiento.

Mediante esta metodología, los atletas tienen la oportunidad de familiarizarse con mayor facilidad a las peculiaridades de sus nuevos mentores, como lo son: el lenguaje, el temperamento, el pensamiento técnico-táctico, su ritmo de trabajo, sus exigencias, su personalidad y otros atributos más de orden personal.

Además de ejercer eficientemente sus funciones, es obvio que deben familiarizarse con la cultura de sus atletas, como lo son: sus habilidades, sus debilidades y fortalezas, su temperamento, sus hábitos, su combatividad, sus objetivos, su nivel socioeconómico, su nivel educativo y otros aspectos más que hay que tomar en consideración para obtener buenos resultados de los atletas.

En función de lo expuesto en este contenido, me permito afirmar que la sustitución de los técnicos hermanos Dely Valdés, no es saludable con el fin de mantener el ritmo de alto rendimiento que han adquirido los atletas a través de sus períodos de entrenamientos, pues si se realiza el cambio, aún ganando juegos, de acuerdo a las ciencias pedagógicas y metodológicas del deporte de alta competición, se evaluaría como un craso error.}

Recordemos el adagio que dice: ‘a lo tuyo tú, con razón o sin ella'. No ha habido, ni habrá metodólogo, entrenador ni técnico deportivo alguno, que pueda preparar algún equipo para hacerlo campeón de algún torneo, ya que los triunfos están condicionados a múltiples factores exógenos, endógenos y del biorritmo, imposibles de predecir.

No obstante, sí se puede concebir entrenadores metodólogos de gran nivel, que son capaces de mantener permanentemente sus respectivos colectivos con todos los elementos de la predisposición deportiva al máximo.

En este mismo orden, existe una tendencia muy marcada en nuestro medio que consiste en confundir a la naturaleza de un talento deportivo con técnico de alto rendimiento.

Es necesario aclarar que un talento deportivo es un atleta con habilidades muy particulares, que no se pueden imitar, y que ni el mismo atleta es capaz de darle explicación coherente a las respuestas atinadas que él da a las tantas situaciones variantes del momento, o puesta a punto; él tiene la solvencia de hacer una situación extremadamente difícil, extremadamente fácil, por lo que no son capaces de transmitir estos detalles deportivos.

Lo ideal sería que los atletas talentos, aprendieran a utilizar correctamente la aplicación de las funciones pedagógicas y metodológicas con la finalidad de obtener extraordinariosresultados deportivos.

MAGÍSTER