Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Fútbol

La Copa Libertadores una obsesión

En el Estadio Monumental de Lima, se define por primera vez el torneo a partido único. Mañana a las 3:00 p.m. el club argentino River Plate buscará revalidar el título; el brasileño Flamengo, ratificarse como la revelación de 2019 arrebatándole el cetro

La Copa Libertadores una obsesión
Marcelo Gallardo, el técnico más ganador de la historia de River Plate, con 10 títulos.

La Copa Libertadores ha alcanzado este año uno de sus mayores picos de emotividad y trascendencia con la final que disputarán mañana River Plate de Argentina y Flamengo de Brasil, en el legendario Estadio Monumental de Lima, Perú, ubicado sobre la avenida Javier Prado del distrito de Ate.

Un encuentro del que se presagia la puesta en escena del mejor fútbol suramericano, tanto por el momento competitivo que viven actualmente los dos conjuntos, como por las propuestas tácticas de ambos al exponer un fútbol vistoso y ofensivo. Los pronósticos están divididos pero todas las opiniones se decantan porque será una final con goles, en la que estará ausente el 0-0 al término de los 90 minutos.

Por primera vez en sus 59 años de historia, la final del torneo de clubes más importante del continente americano será a partido único y en una sede neutral, con una cifra récord en premios para este certamen: 19 millones de dólares para el campeón y 13 para el subcampeón, más el 25 por ciento para cada institución por lo recaudado en las entradas, con un potencial de 169 países siguiéndolo por televisión como también con el hecho inédito de que podrá ser visto en vivo en vuelos y cruceros internacionales, debido al acuerdo alcanzado entre la Conmebol y el canal Sport 24.

Obstáculos transformados en fortalezas

Jorge Jesús, el entrenador portugués busca convertirse en el segundo entrenador europeo en lograr la Copa Libertadores de América.

La Copa especialmente significativa para el sur del continente, fue aupada el año pasado hacia una mayor trascendencia internacional por la final que disputaron River Plate y Boca Juniors, los dos clubes más emblemáticos y apasionantes del fútbol argentino, en la cual (jugada a dos encuentros) el partido de vuelta fue suspendido por una serie de hechos bochornosos y violentos acaecidos contra Boca Juniors en los alrededores del Estadio Monumental de River Plate, equipo local.

De esa situación negativa salió adelante la Copa Libertadores utilizando (no sin polémicas) como escenario el Estadio Santiago Bernabéu en Madrid, España. Un hecho que repercutió mediáticamente a aumentarle resonancia internacional. River Plate, que había empatado 2-2 el juego de ida en La Bombonera, le ganó 3-1 a Boca Juniors obteniendo el trofeo americano en territorio del continente europeo.

Este año la decisión de reglamentar un partido único jugado en una ciudad suramericana, seleccionada con anticipación al desarrollo de la competición (siguiendo como ejemplo los parámetros utilizados en Estados Unidos con el Super Bowl o en Europa con la final de la Champions), método que se utilizó inicialmente el pasado 9 de noviembre con la Copa Suramericana, se designó para esta Copa Libertadores a la ciudad de Santiago, capital de Chile, y su Estadio Nacional para acoger la final.

Como el deporte no puede ser ajeno al acontecer de la sociedad, el estallido de la protesta social chilena (aún vigente) puso en entredicho su realización. Lima, Perú, surgió para actuar como anfitriona y ha cumplido hasta el momento, invadida por aficionados particularmente argentinos y brasileños, protagonistas futboleros del certamen. La Conmebol ha superado otro reto, pero tendrá que sumarle ahora el curso normal del partido y un post partido sin incidentes entre las emotivas hinchadas rivales para que el evento no se manche.

Flamengo obtuvo la Copa en 1981 teniendo como referente a Arthur Antunes Coimbra 'Zico', hoy destacan el portero Diego Alves y Gabriel Barbosa 'Gabigol', 7 goles en la Copa.

Los mejores rivales, el mejor fútbol

A una final no siempre suelen llegar los equipos que exponen el fútbol más vistoso y ponderado, regularmente se citan los que privilegian la eficacia que en últimas determina al vencedor, pero en esta final en particular tanto River como Flamengo resumen todas las cualidades en su cita limeña.

River Plate arriba a su segunda final consecutiva después de eliminar a su archirrival Boca Juniors en las semifinales; conquistó la Recopa Sudamericana 2019, superando al conjunto brasileño Athletico Paranaense, y se metió en la tercera final consecutiva de la Copa Argentina la cual definirá ante Central Córdoba el próximo 4 de diciembre. El punto fuerte de River suele ser el juego colectivo aunque el portero Franco Armani, el defensor Javier Pinola, los volantes Enzo Pérez, Nacho Fernández, el uruguayo Nicolás de la Cruz y el delantero colombiano Santos Borré, están entre los jugadores más habituales en la alineación está temporada.

Flamengo llega como campeón del torneo Carioca y podría ganar también el Brasileirao este domingo sin jugar (si Palmeiras no gana debido a la amplia diferencia de 12 puntos que le lleva a su inmediato perseguidor) y llegó a la final de la Libertadores superando en la semifinal a Gremio de Brasil, empatando 1-1 el primer partido y goleándolo 5-0 en el segundo. Ha jugado 67 partidos en el año y anotado 132 goles, con un alto promedio de 1,97 por juego. Una máquina ofensiva.

El arquero Franco Armani, el cerrojo del conjunto 'millonario', con dos Libertadores ganadas (A. Nacional 2016 y River Plate 2018), y Santos Borré una pieza esencial en el ataque.

Llevan 25 partidos invictos desde que cayeron la última vez el 4 de agosto por 3-0 ante Bahia. Su jugador estrella es Gabriel Barbosa 'Gabigol', con 38 goles, seguido por Bruno Henrique con 31 tantos, jugaron juntos en el Santos y se entienden perfectamente. Tienen dos laterales de probada experiencia en Europa: Rafinha, ocho temporadas y 16 títulos con el Bayern Munich, y Filipe Luis, ganador con el Atlético de Madrid de la Liga española y finalista de la Champions.

Dos estrategas ganadores

Marcelo Gallardo, el técnico argentino de River Plate, y Jorge Jesús el entrenador portugués de Flamengo, acaparan también desde la zona técnica las miradas en relación a cómo cada cual va a resolver táctica y estratégicamente las dificultades que uno le plantee al otro.

Gallardo es ex jugador de River a quien durante su etapa activa lo llamaban 'El muñeco' (ganó 8 títulos) y ahora como entrenador le dicen 'Napoleón' por su estatura y exitosa carrera de entrenador. Ha disputado 13 finales en los últimos 5 años con el conjunto ´millonario´, ganando 10 (2 Libertadores, 3 Recopa, 1 Sudamericana, 1 Suruga Bank, 2 Copa Argentina y 1 Supercopa Argentina), perdiendo 3. Finales que alcanzarán la cifra de 15, sumando la de mañana en Lima y la del próximo 4 diciembre por la Copa Argentina. Es el técnico más ganador en la historia del conjunto 'millonario'.

Todos los clubes suramericanos que han conquistado el torneo desde 1960.

En la orilla del frente está Jorge Jesús, el reconocido entrenador portugués que perdió 2 finales europeas dirigiendo al Benfica de Portugal (frente al Chelsea y el Sevilla por la Europa League), que la afición lusitana atribuyen a 'La maldición de Béla Guttman', por el nombre del entrenador húngaro que después de ganar dos títulos europeos exigió un aumento de sueldo y al no concedérselo se marchó en 1962 sentenciando: “Sin mí, el Benfica no ganará un título europeo en 100 años”, desde entonces las 8 finales que disputó las perdió.

Con el Benfica ganó 3 ligas, 1 Copa Portugal, 5 copas de Liga y 1 Supercopa portuguesa. El único título internacional, la Copa Intertoto de la EUFA, lo alcanzó con el Sporting Braga de Portugal. Con el Flamengo de Brasil ha revolucionado su estilo de juego, convirtiéndole en el equipo revelación de Brasil, alcanzando con ellos el campeonato Carioca y es prácticamente el ganador del Brasileirao.

Llega a su primer desafío continental con el propósito de ser el segundo estratega europeo en ganar una Copa Libertadores detrás del croata Mirko Jozic, quien la obtuvo en 1991 con el club chileno Colo-Colo. Es no solo un estudioso del fútbol sino también un amplio conocedor del fútbol argentino, pues ha tenido bajo su dirección entre otros a Ángel Di María, Pablo Aimar, Javier Saviola y a Enzo Pérez quien jugará para River.

En Brasil hay un optimismo total de que levantará para el Flamengo su segunda Copa Libertadores, después de 38 años de sequía. La única Libertadores que posee data de 1981, teniendo como figura al legendario Arthur Antunes Coimbra 'Zico', a quien los brasileños llegaron a llamar el 'Pelé blanco'. Flamengo es el equipo más popular de Brasil y se estima que tiene 40 millones de seguidores.

Flamengo y River Plate por la Copa que corona cada año al mejor club de América, son representantes de la mayor rivalidad entre países en el fútbol del continente, en un torneo que han dominado los clubes argentinos con 25 títulos ante 18 de los brasileños. Para sentirse como dirían los brasileños “el mais grande” es preciso conquistarla, por ello como lo refleja el estribillo de una melodía argentina: “Dale alegría a mi corazón… la Copa Libertadores es mi obsesión”. River y Flamengo disputan una final que no dejará indiferente al fútbol mundial.