Temas Especiales

25 de May de 2020

Hípica

Un triunfo que inmortaliza al victorioso

El Clásico Presidente es la magna prueba del hipismo panameño, en el cual han emergido a la fecha como ganadores 85 ases de la pista

Así como las hípicas más desarrolladas mantiene sus pruebas legendarias, como en Gran Bretaña el Epson Derby; Chile la Carrera del Ensayo; Argentina el Carlos Pellegrini y en EE UU el Kentucky Derby, también en Panamá tenemos la magna prueba, el Clásico Presidente de la República.

Esta histórica carrera se instauró en el desaparecido Hipódromo de Juan Franco en el año 1923, habiendo incluido en ella registros ganadores de verdaderos exponentes pisteros de todas las regiones del planeta tierra.

Desde su inicio todos los propietarios de caballos han fijado su mira en lograr un triunfo en dicha prueba, cuya hazaña de por sí lo llena de gloria y fama.

La pista de Juan Franco dio cabida a las primeras 30 ediciones, en las cuales tuvieron prominentes participaciones el argentino ‘Factor Ruso’, ganador de los años 1924-25; la inglesa ‘Reina Mora’, versiones V y VI, el ‘gaucho’ ‘Microbio’, en las temporadas 1946 y 1948 y el inglés ‘Main Road’, que colgó sobre su cuello la herradura de flores naturales en 1952 y 1954.

WHITE Y AGUIRRE DESTACAN EN JUAN FRANCO

Entre los fustas en este escenario tuvieron un exitoso desempeño en la magna prueba la luminaria del sillín panameña Blas ‘Tanque’ Aguirre, con cinco triunfos y en lo relacionado a los preparadores, Henry White, que ensilló triunfalmente a cinco caballos, ambos profesionales exaltados al Salón de la Fama de la Hípica Panameña.

‘SURUMENO’, PRIMER TRIUNFO EN EL HIPO REMÓN

La primera cita de esta tradicional carrera en el Hipódromo Presidente Remón se llevó a cabo en el año 1957, edición en que el argentino ‘Surumeno’ con magistral monta de as del sillín Blas Aguirre cruzó la meta por delante de sus rivales.

En el Hipo Remón los equinos que llamaron poderosamente la atención fueron el uruguayo ‘Djezzar’, que en l año 1962 registró el mejor tiempo para la distancia de los 2,600 metros, en 2:42, marca que fue abolida por haber sido cambiada posteriormente la ubicación de la meta.

En cuanto a número de triunfos, dejaron plasmado sus nombres con tinta indeleble el argentino ‘El mandamás’ y el norteamericano ‘El Catedrático’, únicos ganadores de tres versiones consecutivas.

Otro que con su victoria dejó perplejo a la fanaticada hípica fue el norteamericano ‘Viva Pacho’, ejemplar que entró a la competencia del año 2000 sin haber logrado triunfo en su campaña como corredor, paralizando las agujas del cronómetro en tiempo de 2:45 4/5 para los dos mil 600 metros, echado por tierra los 2:46.0 que mantenía su coterráneo New York New York’ desde 1984.

ACTUACIÓN EXITOSA DE LOS EJEMPLARES PANAMEÑOS

El elevaje nacional no se ha quedado atrás en la magna prueba, ya que 10 ejemplares han saboreado las mieles del triunfo en ellas.

La tarea no fue fácil, ya que no fue sino hasta la versión 41 en la que el fondista ‘Tojo’, con silla de Guillermo Milord en 1967 le diera a Panamá esa satisfacción por vez primera.

Luego siguieron ‘Iván’, 1969 y ‘El Manut’ en 1978, ambos conducidos por Víctor Tejada; ‘Chandú’ en 1981 con Nobel Abrego; los triunfos consecutivos de ‘Pancho Marimba’, Antonio Linares 1998 y ‘Evaristo’ 1999, años que se corrieron con el nombre de República de Panamá.

Los cuatro últimos en lograr triunfos en la codiciada carrera fueron: ‘Figo’, 2003, con la botas de Alexis Solîs; la yegua ‘Marissima’, 2005, por distanciamiento del norteamericano ‘El Autñentico’; Drago’ con Luis E. Arango en el año 2007 y ‘Voy Porque Voy’ en el 2011, tambipen conducido por Luis Arango.

‘Voy Porque Voy’ ganó la carrera en su primer encuentro contra importados, además de implantar un nuevo récord para los dos mil 100 metros para los nacionales en 2:13 2/5, dejando atrás los 2:16 2/5 que impuso ‘Baltimore en el año 2004.

Para este domingo ’Dickys Angel’ intentará convertirse en la décima primera victoria de un equino nacional y sexta de sus sexo, hazaña que según los entendidos en la materia y las gabelas asignadas bien puede coronarse, dada su gran calidad como pistera.