25 de Sep de 2022

Más Deportes

Nuevas casas para los neoyorquinos

PANAMÁ. Varias décadas de glorias y triunfos fueron ignoradas cuando se decidió construir un nuevo estadio en el Bronx para los Yanquis...

PANAMÁ. Varias décadas de glorias y triunfos fueron ignoradas cuando se decidió construir un nuevo estadio en el Bronx para los Yanquis de Nueva York.

“La casa que construyó Babe Ruth”, como se le denominó al coliseo luego de las grandez hazañas del “bambino” fue relegada a una simple atracción turística con la preferencia de la organización neoyorquina en una mayor capacidad junto con una tecnología que hiciera más cómodo tanto para los aficionados, como para los periodistas, el disfrutar un partido de los Yanquis.

Una de las mayores curiosidades en la construcción del nuevo coliseo, y que atrasó un poco la culminación de las obras, fue la confesión de uno de los obreros que trabajaba ahí.

El joven afirmó ser fanático de los Medias Rojas de Boston, rivales de por vida de los Yanquis, y que había enterrado bajo el cemento que cubría las bancas del equipo visitante una camiseta de los patirrojos.

Inmediatamente, las altas dirigencias del equipo ordenaron la ruptura de esa parte del estadio, en el que efectivamente, encontraron la pieza de vestir.

Independientemente de esta pequeña “mala vibra” los mulos inauguraron en buena lid su nuevo hogar en un partido amistoso con los Cachorros de Chicago el pasado viernes, en lo que podría ser considerado como un nuevo comienzo para las desastrosas campañas de los neoyorquinos en la última década.

QUE BONITA VECINDAD

El otro equipo del Estado de Nueva York, los Mets, también tendrán la dicha de jugar esta temporada 2009 en un nuevo hogar.

Con uno costo por debajo de la mitad de lo que costó el coliseo de los mulos, los de Queens edificaron, también a un lado de su antiguo parque, un estadio con más ambiente de pelota, con elementos que tratan de hacer ver a la moderna estructura como uno de los viejos estadios que se encontraban en medio de la ciudad.

Extraña y curiosamente, los Mets, además del estreno de nuevas casas, comparten con sus vecinos una odiada condición. La de sufrir varios fracasos en los últimos años.

En las dos últimas temporada, los Mets desperdiciaron enormes ventajas justo en las últimas semanas en la lucha por el banderín de la División Este, ambas ocasiones antes los Filis de Filadelfia.

Y a pesar del nuevo estadio, y de las millonarias contrataciones latinas que han caracterizado a su gerente general, Omar Minaya, los fanáticos de la gran manzana han mostrado su descontento y se muestran, de cierta forma, apáticos en esta nueva temporada de los Mets.

Lo que sí es cierto, es que a pesar de la crisis, ambas organizaciones, por estar en uno de los lugares más turísticos del planeta, tendrán una gran victoria financiera, aún cuando no hagan lo mismo en lo deportivo.