27 de Sep de 2022

Más Deportes

Boxeo aficionado, en coma

PANAMÁ. En el boxeo nacional existe una tesis que dice que nuestros boxeadores profesionales son “rupestres y silvestres”. En muchas o...

PANAMÁ. En el boxeo nacional existe una tesis que dice que nuestros boxeadores profesionales son “rupestres y silvestres”. En muchas ocasiones, la pobreza y el hambre los lleva a darse unos golpes con cualquiera, a cambio de llevar el pan a la casa.

El boxeo profesional en Panamá es el deporte que más glorias le ha dado a este país. Tanto así que no existe otro espectáculo deportivo que paralice un país, como eran la legendarias batallas de Roberto “Manos de Piedra” Durán.

Lo irónico del caso es que el considerado mejor boxeador latino de todos los tiempos, ganador de títulos mundiales en seis divisiones diferentes, no tuvo un paso brillante por las lides aficionadas sólo con 16 peleas. Es más, un fracaso en un torneo aficionado camino a los Panamericanos de Winnipeg 67, por casi trunca la carrera de esta leyenda.

Es que el boxeo aficionado en Panamá no tiene pies ni cabeza. La diferencia entre los dirigentes del mismo han llevado a este deporte al punto de la extinción, de manera que nuestros boxeadores saltan la etapa de aficionado al profesionalismos en un abrir y cerrar de ojos. El boxeo amateur es un campo de batalla entre los dirigentes que pugnan por el poder del mismo. La pelea entre el ex presidente de la Federación de Boxeo Aficionado, Mario Chan, y el dirigente Melchor Herrera, hacen que esta disciplina no rinda sus frutos.

Intentamos conversar con ambos dirigentes, pero fue imposible contactarlos.

HABLAN LOS EXPERTOS

Según el diputado Javier Tejeira, apasionado y dirigente de boxeo en Antón, todo es problema de dirigencia. “Boxeo aficionado se hace en Panamá, sólo que a nivel de dirigencia no hay disposición de mejorar”, señaló. Tejeira agrega que en Panamá hay que incentivar al boxeador amateur. “Si no tengo con qué comer y cómo entrenar de seguro no voy a seguir peleando”.

En esto concuerda Carlos Harris experimentado entrenador de boxeo del gimnasio de Curundú. Harris señala que el boxeo amatuer se trabaja con las uñas y la falta de incentivos hace que el boxeador se aleje del gimnasio. “Ningún peleador, quiere entrenar, luego llegar a su casa y no tener con qué comer”, dijo.

Para Harris esto es lo que acelera que los boxeadores pasen a las lides profesionales, sin tener experiencia amateur.

Aquilino Pérez, seguidor del boxeo, señala que no hay planes definidos en este deporte. “Cuántos de nuestros entrenadores están capacitados, para enseñar a nuestros boxeadores aficionados”, señaló. Agrega que no es lo mismo el boxeo profesional, donde los peleadores salen a matarse, a diferencia del boxeo aficionado, donde el púgil tiene que marcar puntos.

ÚLTIMA MEDALLA Y ALGO MÁS

La última medalla ganada en amateur para Panamá, fue la que ganó Rigoberto Garibaldi, en el primer mundial de boxeo amateur celebrado en Cuba en 1974.

Garibaldi en nuestros días se dedica a entrenar boxeadores y señala que “esto no es de ahora. A Guillermo Jones yo lo clasifiqué para las Olimpiadas del 92 y por una pelea entre el Comité Olímpico y la Federación de Boxeo Aficionado, el chico no pudo asistir”, sentenció.

EL PLAN DUFFUS

Israel Duffus es un gran experimento del boxeo amateur. Sin el apoyo de los federados este peleador se prepara para los Juegos Olímpicos Juveniles, que se darán en Singapur.

Duffus entrena en el Gimnasio de Curundú, bajo la tutela de Rigoberto Garibaldi.

Según el entrenador, este chico es muy entusiasta y se ve que quiere ser alguien. “Tiene mucho potencial y creo que va a ser grande”.

El boxeador entrena y cree que tiene un oportunidad de oro, pero la falta de organización de los dirigentes, puede truncar el futuro de este joven púgil.