Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Más Deportes

Racismo, jamás.. ni nunca

Con el permiso de los amantes del boxeo, hoy quiero abordar un tema que no escapa a lo deportivo, ni tampoco a los encordados. Es, en mi...

Con el permiso de los amantes del boxeo, hoy quiero abordar un tema que no escapa a lo deportivo, ni tampoco a los encordados. Es, en mi concepto, la más aberrante manifestación humana de estos y de todos los tiempos. Cuando un atleta es marcado por el color de su piel, y no por sus logros y ejecutorias, estamos en el peligroso terreno del racismo.

Pensé que este asunto estaba ya en el olvido.. pero con cada vez más frecuencia, aprecio que en distintos escenarios del deporte, incluyendo el boxeo, las diferencias que marca el tinte en la epidermis levantan las más controversiales escenas.

El racismo es una forma de discriminación en la que se recurre a motivos raciales, color de piel o características físicas del individuo para, de manera intencional, disminuir y en algunos casos suprimir los derechos del ser humano.

En el caso del deporte, se ataca principalmente al atleta negro, al latino, al chino, al indio.. es un ataque como se diría "porque sí...", ya que no existe motivo alguno para señalar a una persona por su color, creencia, ascendencia, orientación sexual, cultural o ideología.

Lo sucedido recientemente con el futbolista italiano Mario Ballotelli, nacido en Palermo de padres ghaneses, quien fuera objeto de insultos y cantos racistas en el estadio del equipo Juventus, fue sancionado con la celebración de un partido "a puertas cerradas". Me pregunto si este "castigo" repara en algo el grave daño a la integridad del jugador.

Los organismos internacionales tipifican el racismo como una afrenta contra la dignidad humana básica y un atentado grave contra los derechos humanos.. en el deporte, gana el que es mejor, y no precisamente por un determinado tono de piel.

En el boxeo, siempre escuchamos eso de "La Gran Esperanza Blanca", en clara referencia del dominio de los boxeadores afroamericanos en la máxima categoría. Y también escuchamos lo mismo en el baloncesto, donde siempre buscan al antagonista del mejor jugador de la liga profesional, donde predominan los jugadores de piel oscura.

Al concepto de racismo se une el de xenofobia, que implica el rechazo a los grupos étnicos diferentes, con marcados prejuicios de exclusión y segregación. Sinceramente, siento que estamos acercándonos a tiempos de difíciles condiciones.. y que debemos estar preparados para afrontarlos con decisión, valentía y unidad.

Ojalá que en el deporte, tanto los que hablamos y escribimos de él, como aquellos que lo practican y, sobretodo, los fanáticos, mantengamos como norte la grandeza del espectáculo. Como seres humanos, como panameños, es preciso detectar los prejuicios y combatirlos, practicando además la tolerancia y el respeto.