Temas Especiales

07 de Apr de 2020

Más Deportes

Primer contingente sufre para llegar a Mayagüez

ENVIADO ESPECIAL. MAYAGÜEZ, PUERTO RICO. El primer contingente de atletas panameños, que partió a las tierras boricuas para participar e...

ENVIADO ESPECIAL

MAYAGÜEZ, PUERTO RICO. El primer contingente de atletas panameños, que partió a las tierras boricuas para participar en los XXI Juegos Centroamericanos y del Caribe (JCAC), sufrió en carne propia los acostumbrados problemas de logísticas para llegar a la ciudad de Mayagüez, sede de esta cita deportiva regional.

Seis atletas de la disciplina de levantamiento de pesas, dos entrenadores, un subjefe de misión, un comisionado técnico y una administrativa del Comité Olímpico de Panamá salieron al mediodía del viernes de la terminal aérea de Tocumen y a eso de las 3:40 p.m. ya se bajaban del avión en el Aeropuerto Luis Muñoz Marín de San Juan, Puerto Rico. Hasta allí todo iba bien.

La odisea comenzó minutos después de recoger sus maletas en la correa número seis, debido a que al ir a registrarse con el personal de migración, se encontraron con una inmensa fila detrás de al menos unas 300 personas y demoraron una hora y 30 minutos.

Sorteado este primer contratiempo, que no sería el único, los pesistas Iván Batista (62 kg), Máximo Víquez (69 kg), Víctor Víquez (77 kg), Eustanasio Arias (85 kg), José Madrid (94 kg) y la fémina (Rocío Navarro (69 kg) fueron ubicados en un área especial del aeropuerto puertorriqueño habilitada para recibir a las delegaciones de los JCAC, donde ya esperaban un mar de atletas de Surinan, Antillas Holandesas, Honduras, El Salvador y Venezuela, entre otros.

LA ABANDERADA ESPERABA A SU GENTE

Entre esos cientos de deportistas se encontraba la esgrimista Eileen Grench, quien viajó sola desde Miami, EEUU, y es la abanderada de la delegación panameña.

Grench se unió al contingente panameño y entre risas y cuentos hizo más llevadera la espera de tres horas y media, hasta que se le asignó un bus que los transportaría desde San Juan a Mayagüez.

Sin embargo, en ese bus los atletas criollos esperaron otra hora y media más, ya que en el mismo transporte se ubicaría a deportistas de otros países para llenar los puestos vacíos, pero al final no se hizo y a eso de las 9:00 p.m. se dio la partida.

CON ESCOLTA POLICIAL HASTA MAYAGÜEZ

Junto al bus de los atletas panameños también salió uno con los de las Antillas Holandesas, y ambos fueron escoltados durante todo el trayecto de dos horas y media por dos patrullas de la Policía Nacional de Puerto Rico.

La misión principal de las patrullas era garantizar el libre tránsito de los buses y que ningún semáforo hiciera más largo el viaje.

A eso de las 11:30 de la noche y totalmente agotados, llegaron a la ciudad de Mayagüez los miembros de la avanzada panameña para dirigirse al Centro de Acreditación. Luego los atletas pudieron saciar su hambre en el comedor, se subieron a una guagua (un bus tipo colegial pequeño) para ser trasladados a la Villa Olímpica, que estaba a solo dos minutos.

Ya en la Villa fueron ubicados en sus respectivas habitaciones, cuando el reloj marcaba la 1:00 a.m. en la paradisiaca Isla del Encanto.