Temas Especiales

27 de Oct de 2020

Más Deportes

La herencia de James está hoy en peligro

LeBron James podrá ser uno de los mejores canasteros de la historia de la NBA; pero al no atarse a un equipo, ha comprometido su legado

La herencia de James está hoy en peligro
El retorno de LeBron James ha sido una buena noticia en Cleveland.

La fidelidad y dedicación a un equipo tienen sus premios.

Michael Jordan le fue fiel y dedicó a los Bulls de Chicago seis títulos de la NBA; su legado es el de quien es considerado el mejor jugador de baloncesto que jamás haya estado en la liga.

Lo mismo pueden decir Kobe Bryant, Karem Abdul Jabbar, Magic Johnson, Larry Bird, Dwyane Wade, Tim Duncan y Manu Ginobili.

Todos mantuvieron (y mantienen) su integridad con una misma franquicia, a la que llevaron a muchas victorias, sin comprometer bajo ningún concepto la herencia que dejaron y que, como en el caso de Duncan y Ginóbili, aún tienen alguna tinta en el lapicero para terminar de escribir su historia con los Spurs de San Antonio.

Esto no sucede con el que se considera el mejor jugador de baloncesto de la última década, quien ha comprometido aquello que podría llamarse ‘legado’, y que en este caso, tiene términos indefinidos.

Desde su llegada a la NBA, LeBron James no ha cedido su puesto de ‘rey’ de esta liga; pero algunas decisiones ‘personales’ ponen el riesgo todo aquello que estaría por dejarle a sus seguidores, o más bien, a los seguidores de los equipos donde ha jugado.

Son solo dos. Los Cavaliers de Cleveland lo vieron crecer, pero en esos años, no tenía un respaldo más allá de sus propias cualidades sobre la cancha.

El equipo fue finalista, ganó algunos títulos de conferencia, pero nada más.

Armó su triunvirato con Chris Bosh y Wade para mudarse a Miami, comprometiendo su legado con Cleveland.

Cuatro años y dos campeonatos de la NBA después, James decide retornar con los Cavaliers, consciente de que sus ‘carnales’ no lo apoyaron como él esperaba ante los Spurs.

Nuevamente, ‘El Rey’ abre el libro en Cleveland para tratar de reivindicar su nombre en el equipo que lo trajo a la liga.

Y ya en Miami, hay quienes cuestionan su ‘paso ganador’ que solo satisfizo sus apetitos personales.

LeBron James necesita darle a Cleveland un campeonato. De lo contrario, no dejará legado, ni herencia.