La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Más Deportes

Panameños se destacan en  Torne Mundial de Hapkido

El equipo istmeño   participó el X Torneo de la World Kido Federation  y la Hanminjok,  celebrado en la ciudad de Pusan, Korea del Sur

Equipo panameño que asistió a la justa mundial en Korea del Sur.

La Academia Panameña de Hapkido dirigida por el Kwang Yang Nim Rolando Vergara participó en el Décimo Campeonato Mundial de Hapkido de la World   Kido Federation y la   Hanminminjok  Hapkido Asociation, celebrado en la ciudad de Pusan en Korea del Sur. 
La representación panameña ganó un total de 12 medallas de las cuales 5 fueron de oro, 4 platas y 3 bronces.
También tuvieron una lucida participación en las exhibiciones por país. Adicionalmente, el equipo participó en los seminarios dictados por el Gran Master In Sun Seo, presidente de ambas organizaciones y se mantendrá en Korea entrenando en la Universidad de Youngdong.
Walter Coriat, dorada en Combate, en Nakbop y en Balchagui(infantil).
María Rio se baño en oro  en combate y bronce en Hoshinsul. (Cadetes).
 Alejandro Samaniego medalla de oro en combate, plata en Balchagui y plata en Nakbop. (Adultos).
 Luca Ríos se colgó  plata en Balchagui, bronce en combate y bronce en nakbop. (Cadetes).
 Alberto Echevers presea de plata en nakbop y bronce en combate (Cadetes).
Etimológicamente Hapkido tiene el siguiente significado: Hap significa armonía o coordinación. Ki significa poder o fuerza. Do significa la vía o “el arte de” “El arte o la vía del poder coordinado”. 
Esta coordinación o poder se manifiesta de dos maneras: La armonía entre la mente y el cuerpo.
 Para ser capaz de funcionar efectivamente en una situación de combate uno debe tener control total tanto de la mente y del cuerpo. Debemos usar el cuerpo físico como una extensión de las directrices de la mente.
La segunda forma en que se manifiesta esta coordinación o poder es a través de la armonía o coordinación que debe haber entre la defensa y el ataque.
Ambos conceptos son esenciales para una buena defensa personal.
 Debe haber un balance entre defensa y ataque y la persona debe estar totalmente calmada y en completo control de sus emociones y su cuerpo para poder aprovechar incluso los movimientos de su agresor.