La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Más Deportes

¿Por qué Jackson fracasó en su gestión con los New York Knicks?

Entrenador exitoso, pero mal administrador. Phil Jackson ha comprometido su legado en la NBA, tras un desastroso paso administrativo

Jackson aceptó un mutuo acuerdo para salir de los Knicks.

Phil Jackson posiblemente ya no sea considerado como uno de los mejores entrenadores de baloncesto en la NBA; tras dejar para la historia el haber sido también uno de los peores administradores de la liga.

Llamado "El Señor de los Anillos" por los once campeonatos que consiguió como entrenador, seis con los Bulls de Chicago y Michael Jordan en sus filas y cinco con los Lakers de Los Ángeles, teniendo a jugadores como Kobe Bryant, Shaquille O'Neill y el español Pau Gasol a disposición,

Jackson dejó el banquillo y lo cambió por un sillón amplio, la cancha ya no fue su oficina; aceptó en 2014 el puesto de presidente de operaciones de los New York Knicks, el equipo que le picó en el puesto 17 de la primera ronda del draft de 1967, y con el que ganó dos títulos de liga como jugador.

Arribó al equipo que le abrió la puerta con una sola consigna: ganar un campeonato de la NBA, título que desde 1973 no han podido conseguir.

El principio parecía auspicioso, una sensación que comenzó a desvanecerse tan solo comenzó su primera gestión con los Knicks, en la temporada 2014-2015,

Los pasos del "Zen Master" comenzaron a tomar caminos tortuosos. Un contrato a largo plazo con Carmelo Anthony inició los cuestionamientos sobre su gestión administrativa; también extendió acuerdos con jugadores como Joackim Noah y Derrick Rose, mientras tuvo tal vez su único acierto en el draft con el pique del  ala-pívot letón Kristaps Porzingis, quien también se convirtió en un dolor de cabeza, por no haber encontrado la forma de exprimir de mejor manera sus virtudes ofensivas y efectividad defensiva, además de convertirlo en una especie de "pieza de mercado", sobre el cual rondaron rumores de cambio constantes e inexplicables.

Otro "acierto", pero producto de su desacertada decisión de contratar a Noah, perecnemente lesionado, fue el español Willy Hernangomez, quien entró en el primer equipo de novatos de la NBA, y quien junto con Porzingis, parecen los llamados a un rescate contra la corriente para los Knicks.

De paso, Jackson nunca contrató a un entrenador capaz tras despedir a Mike Woodson, siempre sintió que podría desde la oficina dictar las pautas para que hombres como Kurt Rambis, Derek Fisher, Jeff Hornacek mantuvieran el "sistema del triángulo", exitoso en los tiempos de Jordan y Bryant, pero descifrado y considerado ineficaz ante el desarrollo que entrenadores como Steve Kerr han hecho sobre el tabloncillo.

Otra apreciación está en los números de "inversión" registrados en los períodos de Jackson como entrenador y como ejecutivo. En nueve años al frente de loa Bulls, obtuvo seis títulos y ganó 11 millones de dólares; en poco más de tres años con los Knicks, se embolsó 60 millones de dólares, y el equipo tuvo marca de 90 victorias y 171 derrotas.

La gestión de Phil Jackson al frente de los Knicks fue un rotundo fracaso económico y deportivo tan decepcionante, que su legado como entrenador ha quedado en entredicho al no poder armar un equipo formando jugadores, y tomar decisiones administrativas absolutamente díscolas.