La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Más Deportes

Chris Paul cumple un sueño negado por trece años

El veterano de 33 años jugará su primera final de conferencia. Su rival: Golden State Warriors

Chris Paul (d) alcanzó las finales de la NBA por primera vez en su carrera.

Chris Paul puso término a una espera de más de diez años para poder jugar una final de conferencia en la NBA.

El estelar armador de 33 años pasó mucho tiempo esperando la oportunidad de consagrarse definitivamente en la liga, aunque su talento nunca fue puesto en duda.

La necesidad de encontrar un equipo que le permitiera explotar al máximo su gran talento como jugador hizo que aterrizara en Houston para unirse a los Rockets el 28 de junio de 2017, en un cambio en el que los Ángeles Clippers adquirieron por él los servicios de Sam Dekker, Lou Williams, Patrick Beverley, además de una primera ronda del draft de este año.

‘Ha sido un camino muy emocionante junto a James (Harden) y este gran grupo de jugadores. Estoy ansioso de jugar otra vez',

CHRIS PAUL

ARMADOR DE LOS HOUSTON ROCKETS

Con Houston, Paul comenzó su tránsito junto a James Harden, con quien consolidó una gran mancuerna que, a diferencia de la que tuvo en los Clippers con Blake Griffin, se tradujo en una máquina de jugar baloncesto.

Paul y Harden guiaron a los Rockets a la mejor marca de la Conferencia del Oeste (65-17), muy por encima de los actuales campeones de la liga, Golden State Warriors (58-24), ubicándose como serios aspirantes a desbancar a la tropa de Kevin Durant y Stephen Curry.

AÚN NO ES TODO

Paul acabó el encuentro final ante el Utah Jazz con 41 puntos, la mayor cantidad de su carrera en playoff y 10 asistencias, coronando un trabajo conjunto en donde el esquema del técnico Mike D'Antoni comienza a dejarse sentir.

De acuerdo con el estratega, Paul debe tirar más a la canasta; eso se refleja claramente en esta postemporada, donde el armador promedia 21.8 puntos por partido en los 10 encuentros celebrados en esta etapa de la campaña.

Es así como el jugador ha podido dejar atrás una poco agradable racha de 85 partidos de postemporada sin haber podido jugar al menos una final de conferencia.

Paul había hecho cuatro viajes previos a la segunda ronda de playoffs, una vez cuando jugaba para los New Orleans Hornets y tres veces con los Clippers.