La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Más Deportes

Ciclistas van al Tour de Francia en Alpe d'Huez

Pedalistas de todas partes del mundo asisten a este torneo

Alpe d'Huez regresó al Tour este año para quedarse.

El Tour de Francia es una fiesta que llega puntual cada año y de la que todos los aficionados quieren disfrutar, pero la fiesta mayor llega con la presencia de Alpe d'Huez.

Ciclistas de toda condición y forma física afrontan con muchas horas de antelación a los grandes nombres, incluso el día previo a su llegada, su ascensión en cualquier montura en la que se pueda dar pedales o andando.

Las 21 curvas de esta ya mítica cima de la Grande Boucle quieren hacerlas suyas ciclistas procedentes de cualquier parte del mundo porque la estación invernal alpina se ha convertido en algo más que un puerto ciclista.

Alpe d'Huez ha devenido en un auténtico santuario del ciclismo al que es necesario, cuando no obligatorio, peregrinar alguna vez en la vida para considerarse ciclista o al menos aficionado a este deporte.

El conocido como puerto de los holandeses, ya que son los que acumulan más victorias en su ascensión, con ocho, aunque se les resiste desde que 1989 lo hizo Gert Jan Theunisse, presenta banderas de innumerables nacionalidades, de norte a sur de Europa.

Cada una de las 21 curvas de herradura, todas enumeradas en sentido decreciente, que jalonan el recorrido lucen orgullosas el nombre de alguno de los 23 ciclistas que han podido levantar los brazos en la línea de llegada.

Mucho más exigente que la imagen que habitualmente transmiten los medios audiovisuales, de esta mitificada ascensión alpina.

De hecho en algunas de ellas ya aparecen dos nombres porque algunos ciclistas, concretamente seis, han sido capaces de imponerse dos veces allí desde que 1976.

Alpe d'Huez regresó al Tour para quedarse. La primera y única ascensión tuvo lugar en 1952 y ganador fue un mito de este deporte, el italiano Fausto Coppi. El siguiente en ganar fue el holandés Joop Zoetemelk en 1976 y 1979.