La Estrella de Panamá
Panamá,25º

21 de Sep de 2019

Más Deportes

Colón desea ser subsede de los Centroamericanos

En síntesis, la idea pasó de ser algo ‘descabellada' a un proyecto posible y potable, aunado al hecho de que sería de una gran inyección económica para una ciudad que lo necesita y que, desde todos los puntos de vista, se lo merece

La primera vez que escuché de las intenciones de que Colón fuera subsede de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2022, me pareció que era algo irrazonable. Primero, las principales instalaciones deportivas literalmente están en el piso y luego, la situación caótica que vive la ciudad no permitiría ser el gran anfitrión.

No obstante, al analizar los argumentos esgrimidos, me parecieron razonables. Además, la ciudad debe tener otro rostro dentro de tres años. El ‘Buen Gobierno', tengo entendido, seguirá adelante con la transformación de la ciudad, hasta dejarla ‘nítida'.

En síntesis, la idea pasó de ser algo ‘descabellada' a un proyecto posible y potable, aunado al hecho de que sería de una gran inyección económica para una ciudad que lo necesita y que, desde todos los puntos de vista, se lo merece.

Los principales promotores de la idea: ‘Colón, subsede de los Juegos 2022', liderados por el ex pesista José Díaz, ganador de preseas en cuatro juegos Panamericanos, me entregaron un documento en el que apoyan su propuesta.

El mismo destaca algunos puntos, que aquí anotamos.

Merecimiento y justicia

‘La provincia de Colón es la que más atletas de alto nivel ha producido al país en su historia', reza uno de los puntos.

Si hilamos delgado, los deportistas de esta provincia han sido los primeros en alcanzar el podio, en materia deportiva. El primer campeón de boxeo (Panamá Al Brown), los primeros campeones mundiales de lucha (Julio Kennion y Saúl Leslie) y el primer pelotero en grandes ligas (Humberto Robinson).

Asimismo, el primer nadador panameño en cruzar el estrecho de Gibraltar (César Barría), la primera fémina campeona mundial de boxeo (Ana Pascal), y el primer monarca mundial de atletismo y olímpico (Irving Saladino).

Esos no son todos, pero la intención es la de solo mencionar algunos.

Infraestructuras y coliseos

‘Esto beneficiaría a la provincia. Las infraestructuras y coliseos serían rehabilitados, y las nuevas llenarían un gran vacío', precisa otra arista.

La posibilidad de ser subsedes de los juegos del 2022 supondría la necesidad de que se volviera a trabajar en los estadios Mariano Bula y Jaime Vélez, estructuras que fueron derrumbadas para su reconstrucción y, en eso se estaba hasta que un día, sin mayores explicaciones, la empresa encargada de ambos trabajos, los suspendió.

De igual forma, se remodelaría la Arena de Colón y se empezaría de cero con la construcción de la piscina olímpica.

Unido a esto, en diversos sectores de la ciudad hay terrenos, como es el caso del antiguo fuerte Sherman, donde podría construirse un complejo deportivo o instalaciones multiusos.

‘La provincia de Colón es la que más atletas de alto nivel ha producido al país en su historia'

En síntesis, Colón desea ser el anfitrión de varios deportes, como del softbol masculino y femenino, que pudieran llevarse a cabo en el Mariano Bula o Jaime Vélez; de las competiciones de voleibol, baloncesto (también en ambas ramas) y del tenis de mesa, cuya sedes serían los colegios Abel Bravo y/o La Salle de Margarita.

También aspiran a montar el boxeo en la Arena de Colón; las pruebas de pesas y lucha, en los citados colegios; el triatlón en la comunidad de Portobelo; y la prueba de aguas abiertas en Sherman.

Es decir, que no se tendría que buscar ni terrenos ni escenarios para montar estos eventos, unido al hecho de que Portobelo y Sherman ya han sido escenarios de pruebas internacionales.

Inyección económica con turismo

‘Representaría una gran inyección económica y un valor turístico, que mucha falta le hace a nuestra golpeada ciudad', destaca otro punto. Este es un aspecto crucial. La llamada renovación de Colón, promovida por la anterior administración, le costó al pequeño y mediano empresario, en forma directa, decenas de miles de dólares, y obligó a cerrar sus puertas a centenares de ellos.

Los juegos significarían un derrame de miles de balboas a la maltrecha economía colonense, con beneficios directos a los comercios de la ciudad, de la Zona Libre y a la economía informal.

Si bien hablamos de que esta competencia se dará dentro de tres años, es el tiempo adecuado para que empresarios y autoridades se preparen para la visita de cientos de personas.

Colón cuenta con puntos históricos que serían claves para que la Autoridad del Turismo (ATP) y el futuro Ministerio de Cultura, tuvieran un plan para explotarlos. En calle 3 y avenida Amador Guerrero se encuentra la ‘Christ Church By the Sea', una de las más antiguas en el continente y que fue consagrada en 1865.

Adentrándose en el interior de la ciudad, rumbo a la costa Abajo, se encuentra el Centro de visitantes de Agua Clara, donde se observan las nuevas esclusas, y muy cerca está el llamado ‘puente del Atlántico', considerado uno de los más largos de su tipo en el mundo. De igual forma, en la Costa Arriba encontramos las históricas poblaciones de Portobelo y Nombre de Dios, que datan de la época de las colonias.

La idea realmente no es descabellada y con buena voluntad, mente abierta y total desprendimiento, podría cumplirse con este sueño que ya va arropando a muchos colonenses.