Panamá,25º

19 de Nov de 2019

Tenis

La lucha por el número uno al final de año, en juego en el O2

Este domingo Rafael Nadal y Novak Djokovic dirimirán quien de los dos merece ser el número uno del mundo

En la imagen Novak Djokovic (i) junto a Rafael Nadal (d).Archivo | EFE

La lucha por acabar la temporada como número uno del mundo se abre a partir de este domingo en el formidable escenario del 02 de Londres, a orillas del Támesis, en las Finales ATP, donde Rafael Nadal y Novak Djokovic dirimirán quien de los dos merece más ese reconocimiento.

El recinto, situado en North Greenwich, y sus características, no son el mejor escenario para Nadal, que aún no tiene este gran torneo en su palmarés, en el que ha participado en ocho ocasiones, desde el 2005, y en el que ha disputado dos veces la final, en 2010 contra Roger Federer, y en 2013 contra Djokovic.

Sí en cambio para el serbio, que llega tras lograr su 34º Masters 1.000 en París y que esta vez intenta igualar el récord de seis títulos de Federer en el evento que cierra el 2019.

DIFERENCIAS MÍNIMAS EN LA LUCHA FINAL

En Londres, las diferencias son mínimas y Nadal, que ya sabe lo que es acabar el curso en el tope de la lista cinco veces, aventaja únicamente en 640 puntos al serbio, y para impedir que el de Belgrado acabe por sexta vez como número uno, igualando el récord de Pete Sampras, el zurdo de Manacor debe alcanzar las semifinales. Así Rafa cerraría el año en el tope.

Nadal llega justo de saque pero con ilusión. Cauto por la distensión en el recto abdominal derecho que le hizo renunciar a las semifinales de París contra el canadiense Denis Shapovalov, y sabedor de lo que se juega, pues la semana siguiente lidera el conjunto español en las Finales de la Copa Davis en la Caja Mágica en Madrid.

Esta temporada, en la que ha ganado cuatro títulos, Roland Garros, Abierto de Estados Unidos, Roma y Montreal, factor clave ha sido su servicio. Nadal y su entrenador Carlos Moyá remodelaron su gesto durante la pretemporada, y así en la final de Flushing Meadows el manacorense llegó a una velocidad máxima de 200 km/h, ganando el 72 por ciento de los puntos con su primer saque en 2019.

Pero esa distensión abdominal puede cohibirle para sacar con la exigencia que impera en el O2.

EL LUNES, DEBUT Y PRUEBA DE FUEGO PARA NADAL

La adversidad no es un una situación nueva para Nadal que ha sufrido 24 lesiones en 16 años y ha sabido reponerse. Y esta, si no hay contratiempo de última hora, invita a ser optimistas a su equipo y médico habitual. Pero la prueba de fuego llegará cuando este lunes debute contra el alemán Alexander Zverev, defensor del título. Ahí no valdrán entrenamientos ni conjeturas, y el cuerpo del ganador de 19 Grand Slams tendrá la última palabra.

Para el reciente campeón del Abierto de Estados Unidos la superficie del O2 no es la ideal para su juego, porque la bola es pesada y grande, bota menos. Sí para Federer y Djokovic, auténticos dominadores del tenis en pista cubierta.

El suizo podría obtener su victoria número 300 en el circuito la próxima semana en Londres bajo techo. Su récord actual es de 296-68 en esas circunstancias, en cubierta, donde ha ganado el 81 por ciento de sus partidos. Ningún otro jugador activo tiene 150 victorias bajo techo.

Federer, de 38 años, posee 26 títulos en pista cubierta, el quinto mejor número desde que comenzó la Era Abierta. Y es el hombre récord de este torneo, con seis, aunque el último lo logró hace ocho años.

"Creo que hay que ser fuerte. Debes ser explosivo y rápido en la toma de decisiones", señaló el suizo el año pasado para ilustrar sus sensaciones en ese tipo de pistas. "Hay que jugar de forma agresiva, y avanzar, y dominar el punto. Eso es lo que se debe hacer bajo techo", sentenció entonces el de Basilea.

Para Djokovic, visitar de nuevo Londres le hace sonreír. Y no solo por tener la posibilidad de igualar el récord de Federer, sino porque en esta ciudad, en julio, protagonizó una de sus grandes hazañas cuando levantó dos puntos de partido en la final de Wimbledon contra el suizo, y acabó llevándose el título en el All England Club.

OCHO JUGADORES DE OCHO DIFERENTES PAÍSES

El torneo, que abandonará el O2, sede desde el 2009 para trasladarse en 2021 al Estadio Olí Pala Alpitour de Turín hasta el 2025, ha repartido ya sus figuras. Y así, Nadal, el ruso Daniil Medvedev, el griego Stefanos Tsitsipas y el alemán Alexander Zverev competirán en el Grupo Andre Agassi, mientras que en el denominado Bjorn Borg lo harán Novak Djokovic, Roger Federer, Dominic Thiem y Matteo Berrettini.

Por cuarto año consecutivo el torneo reunirá a ocho jugadores de diferentes países, y además todos europeos. Y ha habido un proceso de rejuvenecimiento, ya que por primera vez desde 2009 competirán cuatro tenistas de 23 o menos años: Medvedev (23), Berrettini (23), Zverev (22) y Tsitsipas (21). Hace diez años lo hicieron: Juan Martín del Potro (21), Djokovic (22), Andy Murray (22) y Nadal (23).

De todos ellos, tres han levantado previamente el título: Federer (6), Djokovic (5) y Zverev (1). Con Federer (20), Nadal (19) y Djokovic (16) en escena, el torneo aglutinará al trío que ha logrado 55 títulos del Grand Slam.

El primer reserva es el español Roberto Bautista, tras acabar la Carrera a Londres a tan solo 130 puntos de Berrettini. Será la segunda vez que Bautista espere su oportunidad como reserva en el O2.

Bautista, semifinalista en Wimbledon este año, y que esta semana ocupa el noveno puesto del mundo, su mejor posición, ha demostrado una temporada más su gran constancia. El español ha terminado las últimas seis temporadas entre los 25 mejores del mundo, y en esta se ha ganado con derecho propio a estar en Londres, aunque sea a la espera. El francés Gael Monfils es el segundo suplente.

LA NUEVA GENERACIÓN AVISA A LOS MAESTROS

Este año compiten en el O2 jugadores que destacaron en su etapa de Nueva Generación y que esta vez más que nunca esperan demostrar que ya han atravesado la puerta para rivalizar con los históricos.

Tsitsipas es el mejor ejemplo. Ganador del Masters Nueva Generación, debuta ahora con los grandes, pero también forman parte de ese grupo de aspirantes, Daniil Medvedev y Matteo Berrettini. Todos han pasado el trámite de competir primero en esa instancia previa que es el Palalido de Milán, pero es el ruso el que con más fuerza ha irrumpido en Londres.

Número cuatro del mundo, Medvedev ha ganado este año tres títulos en seis finales consecutivas: Washington, Montreal, Cincinnati (título), US Open, San Petersburgo (título) y Shanghái (título).

Solo Nadal, Djokovic, Federer y Murray han logrado seis finales o más de forma consecutiva. Medvedev es además el primer ruso en clasificarse para este evento desde que Nikolay Davydenko lo ganó hace diez años. Es el máximo peligro en este 2019.