Temas Especiales

08 de Feb de 2023

Economía

Brasil invierte en sus astilleros

BRASIL. Por mucho tiempo, los astilleros de Río de Janeiro estuvieron silenciosos. Más allá de las reparaciones de algunos barcos, el ...

BRASIL. Por mucho tiempo, los astilleros de Río de Janeiro estuvieron silenciosos. Más allá de las reparaciones de algunos barcos, el país claramente había perdido el peso en la industria naval mundial que había tenido a fines de los 70, cuando llegó a ocupar la segunda posición del ranking mundial en producción por tonelaje bruto.

El martilleo, sin embargo, volvió a sonar a fines de la década pasada, gracias a dos hechos puntuales: la reforma de la legislación petrolera del país y la creación de Transpetrol, el brazo logístico de la estatal Petrobras.

A TODO VAPOR

“En Brasil, la crisis no ha llegado a la construcción naval, que está blindada por la financiación del Fondo de la Marina Mercante, FMM, (que el año pasado desembolsó US$ 620 millones) y los pedidos de Transpetro”, dice un informe de la Asociación Bonaerense de la Industria Naval (ABIN).

De hecho, Transpetro, a través de su programa de modernización, tiene programado adquirir en una primera fase 26 buques petroleros y gasíferos, por un total de US$ 2.500 millones.

Empresas del sector petrolero, como Chevron, Shell y Devon, están ampliando las inversiones en el país y podrían fortalecer la demanda por barcos.

No en vano la industriabrasileña terminó 2008 con alrededor de 42.000 empleos directos. Sólo la segunda fase del programa de modernización generará 18.000 puestos de trabajo, de acuerdo con los cálculos de Transpetro.

En la actualidad la industria naval brasileña, está conformada por 25 astilleros.

BUENOS VECINOS

Pero el crecimiento pasa por la solución de los cuellos de botella, especialmente en el trabajo de mano de obra. Algo que viene abriendo oportunidades en los países vecinos como Argentina.

Fuentes consultadas para esta nota indican que la industria argentina se encuentra en negociaciones con la Cámara de la Industria Naval Brasileña para implementar un acuerdo de asociación en sectores en los que la capacidad de producción local es limitada. Eso es ser buen vecino.