Temas Especiales

09 de Aug de 2020

Economía

Solidez bancaria amortigua la crisis en Latinoamérica

MADRID. Los sistemas financieros iberoamericanos han gozado de una mejor salud durante la crisis en comparación a sus pares en los país...

MADRID. Los sistemas financieros iberoamericanos han gozado de una mejor salud durante la crisis en comparación a sus pares en los países desarrollados.

Los esquemas de tasa de cambio flexibles y la acumulación de reservas internacionales, la creación y el fortalecimiento de los mercados locales de bonos, las estrictas normas sobre el sector financiero en materia de riesgo y de liquidez, y el decrecimiento de la posición de deuda externa por parte de los bancos latinoamericanos en los últimos seis años son los factores que ayudaron a las economías de estos países a campear mejor el temporal.

Sin embargo, la región tiene que afrontar varios desafíos en el futuro inmediato: la fuerte regresión en el flujo de capitales, la caída de los precios de los commodities y la desaceleración económica global.

El presidente de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), Ricardo Marino explicó que las entidades financieras deben competir en igualdad de condiciones, pero sometidas a un marco de regulación y supervisión riguroso que exija un nivel de capital suficiente, que cuide la calidad de las cuentas y que se preocupe por la transparencia en las relaciones con sus clientes.

El economista advirtió que en la región no se podrá recuperar la caída en la producción y del empleo sin que se revitalice primero al sector financiero.

“En el caso de América Latina, las economías dolarizadas o de países dependientes de Estados Unidos, como México, serán las más afectadas”.

“En América Latina, la banca es parte activa de la solución, no del problema. En la región no hubo quiebras de bancos importantes ni pánicos bancarios ni paquetes ruinosos de hipotecas de alto riesgo. Nuestras instituciones se encuentran fuertemente capitalizadas y las reservas están a niveles considerablemente más elevadas que en el resto del mundo,” apuntó Marino.

Por su parte, el secretario general Iberoamericano, Enrique Iglesias explicó que los riesgos en la economía latinoamericana seguirán latentes hasta que no se conozca la evolución y comportamiento del resto del globo.

Dentro de estos riesgos, Iglesias citó el problema del desapalancamiento por la reducción del crédito, las medidas proteccionistas en el comercio y la falta de estímulos para incrementar la demanda. “El reto de América Latina es aprovechar su posición geográfica y su capacidad productiva e invertir en la economía del conocimiento para impulsar su desarrollo.