Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Economía

China vs. EEUU, guerra comercial

WASHINGTON. No está claro cuántos puestos de trabajo hemos perdido por las exportaciones subsidiadas de China.

WASHINGTON. No está claro cuántos puestos de trabajo hemos perdido por las exportaciones subsidiadas de China.

El economista Robert Scott, del Economic Policy Institute, un centro de investigaciones liberal, calcula unos 2,8 millones entre 2001 y 2010.

Un estudio de tres economistas académicos concluye que las importaciones de China dan cuenta de alrededor de un cuarto de los puestos de trabajo en fabricaciones de Estados Unidos, entre 1990 y 2007; eso equivale casi a un millón de puestos.

Ambas caídas son grandes, pero representan sólo una modesta fracción del déficit actual de puestos de trabajo en Estados Unidos.

La recesión costó 8,8 millones de puestos de la nómina.

Estas cifras deben enmarcar nuestro razonamiento sobre la política económica de China. Por un lado, convertir a los chinos en chivos expiatorios de todos nuestros problemas económicos es engañoso.

Su papel en la crisis financiera fue modesto. Por otro lado, las depredadoras prácticas comerciales de China erosionan la base industrial de Estados Unidos y obstaculizan la recuperación económica.

Los chinos no creen en el libre comercio ni en un comercio justo. Practican un comercio fijo —fijo para beneficiarlos a ellos a expensas de los demás. ¿Qué podemos hacer al respecto, si es que podemos hacer algo? La medida dirigida a las prácticas chinas de la moneda, que está ahora frente al Senado es mayormente simbólica.

Permitiría que las empresas norteamericanas que enfrentan las importaciones de China citaran el subvaluado renminbi (RMB) como un subsidio ilegal, al presentar una petición de ayuda al Departamento de Comercio.

Si el Departamento estuviera de acuerdo con que esas importaciones están subsidiadas, podría imponer ‘aranceles compensatorios’ que neutralice el subsidio.