Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Economía

AL: Proyecto en construcción

PANAMÁ. El actual momento de América Latina (AL) debe aprovecharse en todas sus dimensiones. La principal, explorar los acuerdos regiona...

PANAMÁ. El actual momento de América Latina (AL) debe aprovecharse en todas sus dimensiones. La principal, explorar los acuerdos regionales y parciales que permitan la vertebración de un espacio común integrado; es decir, la potenciación de un gran mercado interno ampliado que, junto a los recursos naturales son, sin duda, algunos de los principales atributos de nuestra región.

Si la pretensión es ir hacia algo así como ‘Latinoamérica para los latinoamericanos’, la primera opción es buscar cómo se diseña y articula, más allá y más acá de la inserción externa que haya elegido cada país, un espacio común más integrado.

Esta es la prueba más exigente para la flamante Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe. Trazarse con paciencia una política donde todos tengan algo para ganar. Una estrategia que no se dirime en el ámbito de lo ideológico, sino en el de las ventajas que cada país pueda obtener al estar en una geografía que ofrece mejores oportunidades para sus pueblos. Esto es comenzar a transformar AL, a pesar de su diversidad y su heterogeneidad de propuestas y modelos, en un ámbito de referencia interna y externa superior.

Frente a la declinación de EEUU y la crisis de Europa, dos situaciones que pueden llegar a ser de carácter más estructural que coyuntural, AL tiene la oportunidad de pasar a ser un actor gravitante en la nueva geometría del poder mundial. He aquí el gran reto para que la tan mencionada unidad latinoamericana no sea sólo una foto de una familia con unidad de pasado pero sin poder proyectarse como comunidad de destino.

La capacidad que se tenga para encontrar caminos de convergencia en el terreno de las opciones económicas, comerciales y productivas será la medida de cuánto la región podrá ser visualizada como un espacio singular en proceso de construcción.

Para esto hay que poner en marcha debates, decisiones y estudios que precisamente detecten las oportunidades de complementación y convergencia.