Temas Especiales

29 de May de 2020

Economía

Inmovilización de acciones a debate

PANAMÁ. La discusión sobre la inmovilización de las acciones al portador parece ser un tema cerrado para el Gobierno, pero no para algun...

PANAMÁ. La discusión sobre la inmovilización de las acciones al portador parece ser un tema cerrado para el Gobierno, pero no para algunos gremios y abogados.

La pregunta es si hay algo que hacer al respecto. El proyecto de ley sobre las acciones al portador sería llevado a la Asamblea Nacional en menos de dos semanas y se le daría prioridad a su discusión para ser aprobado antes de febrero, fecha en la que Panamá tiene una nueva oportunidad para pasar la revisión de pares del foro global de los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

El pasado miércoles 16 de enero en horas de la mañana, el abogado Eduardo Morgan —principal opositor al proyecto— hablaba de las desventajas del tema ante unas 500 personas participantes en el foro internacional sobre delitos financieros que se lleva a cabo en Panamá.

La posición de Morgan es que Panamá cumple significativamente con los estándares internacionales de transparencia y que los países de la OCDE que exigen la inmovilización no cumplen con sus propias exigencias.

‘En vista de esta evidencia, se hace difícil darle valor al compromiso de la OCDE con los antes mencionados principios de justicia, consistencia y objetividad, en su manejo de las acciones al portador panameñas’, indicó Morgan.

Ese mismo día en horas de la noche Jaime Moreno, vicepresidente ejecutivo de BAC Panamá, entregaba las riendas de la Asociación Bancaria de Panamá a Carlos Troetsch, vicepresidente ejecutivo de MMG Bank, una empresa del grupo Morgan. ‘Le manifesté al Presidente de la República, al ministro De Lima (Frank), al superintendente y... que la Asociación Bancaria está de acuerdo con una ley que permitiese la inmovilización de las acciones al portador’, afirmó Moreno. El banquero le dedicó el 80% de su discurso al tema de la OCDE y reconoció que durante su periodo, de dos años, frente al gremio este ha sido un tema prioritario en su agenda. ‘Espero no sea tarde’, agregó.

Troetsch, por su parte, indicaba que la OCDE le seguirá imponiendo retos importantes en los próximos años.

‘Debemos aumentar los esfuerzos por consensuar la hoja de ruta hacia una estrategia de Estado que nos lleve a un objetivo que, estoy seguro, todos compartimos: un Panamá transparente y competitivo, fortalecido en sus instituciones económicas pero, sobre todo, respetado como un país digno y soberano’, dijo el nuevo presidente.

Agregó que el país no es un paraíso fiscal. En una entrevista con La Estrella, el banquero indicó que iría más allá de las acciones al portador y que se debe priorizar es que si se cumple o no con la solicitud.

‘Hay elementos que tenemos que buscar, salvaguardar y fortalecer. Lo que me preocupa es que sigamos manteniendo la confidencialidad, el derecho que tiene todo cliente de mantener su cuenta personal y confidencial. La percepción es muy importante, porque si los depositantes, que son locales y extranjeros, perciben que se está abriendo la información, ya sea por Fatca u OCDE o por acuerdo de intercambio de información fiscal, podemos perder depósitos y eso sí me preocupa’, subrayó Troetsch.

Quien no tuvo nada que decir fue el ministro de Economía y Finanzas, Frank de Lima, quien usualmente toma la palabra en este acto, pero esta vez no lo hizo y se retiró una vez terminada la juramentación.

El gobierno pidió la prórroga de la revisión, dos veces en 2012, porque no estaba preparado. El tema pendiente son las acciones al portador.