25 de Feb de 2020

Economía

Sector automotor encara 2016 sumido en una crisis

Las ventas de vehículos nuevos en Brasil retrocedieron un 26.5% en 2015, cuando fueron comercializados 2.5 millones de unidades

El sector automovilístico de Brasil afronta el año sumido en una crisis ‘sin precedentes', lastrado por la pérdida de confianza de los consumidores ante el enfriamiento de la economía y la frágil situación política que vive el país sudamericano.

‘La crisis en 2015 no tuvo precedentes en términos de profundidad', admitió ayer el presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea), Luiz Moan.

Las ventas y la producción se derrumbaron el pasado año, en un clima de incertidumbre debido a la inestabilidad política y económica que a lo largo de 2015 ha ensombrecido la actividad de la industria brasileña.

‘Las cuestiones políticas acabaron contaminando la economía de una forma bastante fuerte, disminuyendo la confianza del consumidor y del empresario', resaltó el máximo representante de la patronal del sector.

El diagnóstico es compartido por la Federación Nacional de Distribución de Vehículos Automotores (Fenabrave), que representa a las concesionarias de Brasil y que esta semana también desplegó una batería de números negativos para el sector.

Según Fenabrave, las ventas de vehículos nuevos en Brasil retrocedieron un 26.5% en 2015, cuando fueron comercializados 2.5 millones de unidades, el peor dato desde 2007 y la tercera caída anual consecutiva.

El descenso de las ventas estuvo acompañado por una fuerte bajada de la producción, que se desplomó un 22.8% el pasado año, hasta los 2.4 millones de unidades, lo que supuso un retroceso hasta los niveles de 2006, de acuerdo con el informe divulgado ayer por Anfavea.

La caída de las ventas y la producción desencadenó un aumento de los despidos en el sector, aunque Anfavea resaltó que la industria ‘está haciendo un esfuerzo muy grande' para evitar reducir su plantilla.

‘El esfuerzo que estamos haciendo es muy grande. El nivel de empleo es de 2010 y el de producción, sin embargo, de 2006', agregó Moan.

El presidente de la patronal recordó que la industria tomó medidas para evitar despidos, como la suspensión temporal de contratos y la adhesión al Programa de Protección al Empleo (PPE), propuesto por el Gobierno federal y que contempla una reducción de la jornada laboral y de los salarios.

El PPE fue elogiado ayer por la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quien descartó que el Gobierno vaya ofrecer nuevas exenciones fiscales al sector, como ya otorgó en otros tiempos.

‘No estamos pensando en eso (descuentos fiscales). Hicimos el Programa de Protección de Empleo en conjunto con las personas de la industria automovilística y creo que fue un programa importante', afirmó Rousseff durante un encuentro celebrado ayer con periodistas.

La presidenta recalcó que el Gobierno hará todo lo que esté en sus manos para garantizar que ‘haya crecimiento en algunos sectores' y aseguró que el estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) ayudará a la financiación, sin caer en el ‘subsidio'.

Entre los malos datos recogidos en 2015, el buen desempeño de las exportaciones supuso un alivio para esta industria, gracias a la depreciación de más de un 48% de la moneda brasileña a lo largo del año y a los acuerdos comerciales suscritos con países latinoamericanos.

En diciembre Brasil y Uruguay firmaron un acuerdo de libre comercio para el sector automovilístico, el cual entrará en vigor este año.

También el pasado año la mayor economía de Sudamérica amplió, renovó y estableció nuevos acuerdos con Argentina, Colombia y México.

==========

‘El esfuerzo que estamos haciendo es muy grande. El nivel de empleo es el de 2010 y el de producción, sin embargo, de 2006',

LUIZ MOAN

PRESIDENTE DE ANFAVEA