La Estrella de Panamá
Panamá,25º

13 de Oct de 2019

Economía

Empresas se comprometen con DDHH

Las empresas han tenido que hacer recortes muy brutales en sus plantillas y en sus costos laborales y operativos

Las empresas se preocupan de sus operaciones en casa matriz y en las que operan afuera de sus países.

El compromiso del sector privado latinoamericano para que su actividad se ajuste a los criterios de los derechos humanos está creciendo, aseguró ayer a Efe en Montevideo el presidente de Unicef en España, Carmelo Angulo.

‘En toda la región está habiendo un movimiento hacia incorporar los derechos humanos como un instrumento de prestigio, reputación y diálogo social', aseguró Angulo tras dictar una conferencia sobre este tema en el Centro de Formación de la Cooperación Española en la capital uruguaya.

Muchos países de América Latina han tomado conciencia de la importancia de que las actividades del sector privado adopten estándares que respeten los derechos humanos y, en ese contexto, han visto la oportunidad para establecer el diálogo entre el Gobierno, las empresas y la sociedad civil.

‘Ha habido países que han entrado en esto un poco forzados por las circunstancias, los países de posconflicto, como Colombia, que ve en esto una forma de retomar una relación entre los actores que estaba un poco perdida', subrayó el español.

En ese sentido, uno de los problemas derivados de ese estancamiento de la relación entre las tres partes -Gobierno, privados y sociedad civil- es el hecho de que ‘muchos proyectos estaban detenidos por razones ambientales, derechos indígenas y culturales'.

Otro ejemplo que puso fue el caso de Guatemala, que también ‘tiene una cierta confrontación histórica entre empresas y comunidades indígenas'.

En otros países, como los del Cono Sur, las empresas ‘multilatinas' que trabajan en el exterior están preocupadas no solo ‘por lo que pasa dentro' sino también por cómo las firmas que trabajan en países donde los estándares de derechos humanos son muy bajos ‘se aprovechan de las circunstancias'.

En relación a este tema señaló que es ‘mucho más importante que la empresa actúe con estándares de derechos humanos' a que realice actividades compensatorias, como construir una escuela, por ejemplo.

‘A las empresas que avanzan en estas prácticas les va muy bien', y viceversa, ‘porque la comunidad les reconoce un valor social que a las empresas más duras no se le hace', afirmó.

Preguntado acerca de si las coyunturas económicas afectan al modo en que las empresas afrontan su responsabilidad corporativa, el presidente de Unicef en España puso el ejemplo de lo que ocurrió en algunas compañías cuando comenzó la crisis en su país.

Las empresas han tenido que hacer recortes muy brutales en sus plantillas y en sus costos laborales y operativos. Se ha recortado una parte que estaba empezando a consolidarse, que es la acción social de la empresa.