La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

Economía

Pensiones especiales a trabajadores de bananeras acelera crisis de la CSS

La Ley 45, que reforma la Ley 51 de 2005, Orgánica de la CSS, se contradice con la crisis financiera que atraviesa el programa de IVM

El presidente Juan Carlos Varela sancionó este viernes, 26 de junio, la Ley 45, que reforma la Ley 51 de 2005, Orgánica de la Caja de Seguro Social.

Específicamente, aprobó una pensión especial por vejez a los trabajadores que realicen actividades manuales en las empresas bananeras.

Con la nueva normativa introducida en la Ley de la CSS, los trabajadores que presten servicios en las empresas bananeras, ahora tendrán derecho a una pensión especial de vejez cuando hayan cumplido 55 años de edad, tengan veinte años de labores en esta actividad y hayan cotizado 120 cuotas a la CSS.

A diferencia de los trabajadores de las bananeras, el resto de los trabajadores que cotizan a la CSS, para poder pensionarse o jubilarse, deben tener 62 años (hombres) y 57 años (mujeres), y contar con un total de 216 cuotas.

CRISIS IVM

La iniciativa se contradice con la crisis financiera que atraviesa el programa de Invalidez, Vejez y Muerte de la CSS.

Han pasado tres años desde que Juan Carlos Varela asumió la presidencia de la República, y aún el gobierno no ha presentado alternativa alguna para salvar de la quiebra al programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la CSS.

De acuerdo con las cifras hechas públicas por Estivenson Girón, cuando ocupó el puesto de director de la CSS durante la actual administración gubernamental, el déficit actuarial del programa IVM asciende a $13,613 millones para los próximos 17 años.

Según Girón, el déficit anual del programa IVM sería de $74 millones a partir de 2017, de $94 millones a partir de 2020, de $147 millones a parir de 2022, de $600 millones a partir de 2024 y de $779 millones en 2025, año en que se queda sin fondo el programa de las jubilaciones y pensiones.

La presentación de Girón reveló también que el déficit del programa IVM ascendería a más de $2,000 millones a partir del año 2031.

En 2015, el Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendó reformas al programa IVM de la CSS. En informe técnico del organismo internacional determinó que para salvar de la quiebra al programa IVM, no solo se requerirá de la captación de fondos públicos, sino también de la reforma del sistema de pensiones.

La crisis del programa IVM de la CSS ha sido reconocida también, en diversas ocasiones, por el Ministro de Economía y Finanzas (MEF), Dulcidio De La Guardia.

SUBSIDIOS

El gobierno gastó un total de $444.5 millones en subsidios para la CSS en 2016, revela un informe del MEF, para ayudar a la situación financiera de esta entidad de seguridad social.

El año pasado se destinaron $164.9 millones para al aumento de las pensiones de los jubilados y $140 millones para el programa IVM, agrega el reporte del MEF.

Otros subsidios que recibió la CSS fue el correspondiente al 0.8% de los salarios básicos y pagos a jubilados ($72 millones), un aporte especial para el programa de enfermedad y maternidad ($25 millones), un aporte del 2% sobre valores del Estado ($20.5 millones), una parte de la recaudación del impuesto selectivo al consumo de bebidas ($9.7 millones), la pensión vitalicia a las personas que fueron afectadas por la negligencia en el caso de dietilenglicol ($9.2 millones) y la pensión de viudez ($1.6 millones).

La CSS también recibió, de parte del gobierno central, $1.5 millones en subsidios por poder pagar a las victimas afectadas de Changuinola ($1.5 millones), $100 mil para los neonatos afectados por la intoxicación y un aporte exclusivo de $100 mil para junta técnica actuarial ($100 mil).

RECOMENDACIONES

Recientemente, Ricaurte Vázquez, exministro de Economía y Finanzas, y Felipe Chapman, analista financiero de la firma INDESA, recomendaron cuentas individuales, tanto para el programa de IVM como para el Programa de Enfermedad y Maternidad de la CSS.

De acuerdo con Vásquez, el auge económico que tuvo Panamá en los últimos años, le dio liquidez a la CSS, pero también agravo el problema financiero, porque cada trabajador que ingresaba al sistema de seguridad social, creaba, también, un nuevo déficit.

Para Felipe Chapman, lo primero es reconocer que hay un problema. La población debe demandar que se tomen medidas valientes para reformar la seguridad social, tanto desde el punto de prestación médica de salud, como prestaciones económicas de jubilación.

‘Esperar a que los políticos propongan una reforma a la CSS, es una probabilidad de ocurrencia muy baja', agregó el economista.