La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Economía

Brasil crecerá menos del 2.0% este año

A cuatro meses de las elecciones presidenciales, analistas financieros apuntan a una probable caída del crecimiento para este año y el próximo

Los analistas del mercado financiero ya prevén que Brasil crecerá por debajo del 2.0% en 2018 e igualmente redujeron su proyección para la expansión económica del país en 2019, según un sondeo divulgado ayer por el Banco Central.

Los economistas de un centenar de bancos e instituciones financieras consultados semanalmente por el Banco Central redujeron su previsión para el crecimiento de Brasil este año desde el 2.18% esperado hace una semana hasta el 1.94% proyectado en el sondeo divulgado este lunes.

Fue la sexta vez consecutiva en que los analistas revisaron hacia abajo su proyección para el Producto Interior Bruto (PIB) de la mayor economía sudamericana este año.

La nueva previsión, además, se ubica casi 0.6 puntos porcentuales por debajo de la que tenían los economistas hace un mes, cuando esperaban que Brasil creciera un 2.51% este año.

El pesimismo también se extendió a las previsiones para 2019 ya que, tras 18 semanas sin ninguna variación, los analistas redujeron su proyección para el crecimiento de Brasil el próximo año desde el 3.0% hasta el 2.80%.

La nueva proyección de los economistas para el crecimiento de Brasil este año se ubica por debajo de la prevista por el Gobierno el mes pasado (2.5%) y que ya había sido revisada hacia abajo frente al 3.0% esperado inicialmente.

Las previsiones indican que la economía seguirá recuperándose lentamente de la profunda recesión que sufrió en 2015 y 2016, cuando el PIB brasileño se retrajo un 3.5% en ambos años.

La economía se recuperó ligeramente en 2017, cuando creció un 1.0%, pero su ritmo de expansión aun no es sustentable.

La fuerte reducción de las proyecciones de los economistas refleja su preocupación con los efectos de la huelga de camioneros que paralizó a Brasil por once días en mayo y que provocó un grave desabastecimiento de alimentos, combustibles y materias primas.

Numerosas empresas, principalmente fabricantes de automóviles, tuvieron que suspender operaciones provisionalmente debido a que no recibieron las materias primas necesarias para mantenerse activas.

En el pesimismo también pesaron las turbulencias vividas por el mercado brasileño la semana pasada y que provocaron una fuerte apreciación del dólar, que llegó a ser vendido por encima de los 4.0 reales y alcanzó su mayor valor en dos años, y que obligaron al Banco Central a hacer millonarias intervenciones para frenar la devaluación del real.

Otra consecuencia de la huelga fue la subida de los precios de los alimentos, que llevó a los analistas a elevar sus proyecciones para la inflación este año y el próximo. De acuerdo con el sondeo del Banco Central, la previsión de los analistas para la inflación este año pasó del 3.65% hace una semana hasta el 3.82% en la nueva encuesta, en tanto que la esperada en 2019 subió desde el 4.01% hasta el 4.07%.

Hasta hace poco, tanto el Gobierno como el mercado esperaban para 2018 una inflación próxima al 2.95% medido en 2017, cuando Brasil registró la menor tasa de subida de precios en una década.

NUEVA HUELGA

El presidente de Brasil, Michel Temer, enfrenta una nueva huelga en el sector energético

Los empleados de la estatal brasileña Eletrobras, la mayor empresa de energía de América Latina, iniciaron ayer una huelga de 72 horas en todo el país para protestar contra la posible privatización de la empresa

La paralización fue secundada ayer lunes por el 90% de los empleados del gigante eléctrico.