La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Economía

Varela veta parcialmente proyecto de ley agropecuaria

La iniciativa presentada por Ábrego fue aprobada en tercer debate por el pleno de la Asamblea Nacional

Juan Carlos Varela R., presidente de Panamá.

El presidente Juan Carlos Varela, antes de su viaje a Rusia, presentó una objeción parcial al proyecto de ley 628, que establece el marco general que rige al sector agropecuario, para la seguridad y soberanía alimentaria, mediante una política pública incluyente y sostenible.

El veto parcial firmado por Varela, quien está facultado por el numeral 6 del artículo 183 de la Constitución Política, fue enviado a la presidenta y proponente del proyecto de ley, Yanibel Ábrego, el pasado 5 de junio, mediante la nota N°090-SAJ-2018.

La iniciativa presentada por Ábrego fue aprobada en tercer debate por el pleno de la Asamblea Nacional, el pasado 26 de abril, de forma unánime, la cual era calificada por los miembros del sector primario como positivo, y quienes aguardaban la sanción por parte del Órgano Ejecutivo.

En su origen, la iniciativa tiene como prioridad establecer las políticas, estrategias, planes, programas, proyectos y acciones dirigidas a cumplir el derecho humano a la alimentación adecuada, luego de que en los últimos treinta años, el sector siga sumido en el abandono, lo que ha provocado una disminución paulatina y progresiva de su actividad.

No obstante, el Órgano Legislativo deberá realizar adecuaciones para conseguir la ratificación del Ejecutivo.

En la exposición de motivos, la diputada Yanibel Ábrego dijo que el abandono que ha padecido el sector agropecuario se debe a los compromisos adquiridos con organismos internacionales para desmantelar el sistema productivo nacional y la visión sesgada del desarrollo, al enfocar las políticas nacionales y los recursos, principalmente a los sectores que proveen servicios en las áreas aledañas al Canal de Panamá.

Esto, dijo Ábrego, desconociendo el valor de las áreas rurales y su población para proveer de alimentos a la sociedad, garantizar la seguridad alimentaria, la equidad en la distribución de ingresos y la inestabilidad social que crea la migración rural-urbana al sacar a las personas de sus comunidades.