Panamá,25º

09 de Dec de 2019

Economía

Ánimos caldeados durante las protestas de los productores

Los productores expresaron su insatisfacción por la tardía acción del Gobierno, mientras los costos de producción y las importaciones les afectan. Exigen respuestas en vez de promesas

Los productores no descartan futuras acciones, de no conseguir que el gobierno ejecute las peticiones.

La desesperación se apoderó del sector agropecuario, que ayer se manifestó desde varios frentes en distintos puntos del país.

Imágenes de enfrentamientos entre productores y un vidrio trasero roto del auto donde viajaban los ministros de Desarrollo Agropecuario, Eduardo Enrique Carles, y de Seguridad Pública, Jonattan Del Rosario, inundaron las redes sociales el día de ayer, sin atribuir un autor directo al hecho. Una batería de unidades del control de multitudes arropó el vehículo oficial y al funcionario.

PETICIONES

La mesa de negociación se instaló este año.

Los productores exigen que Sanidad Vegetal y Sanidad Animal, del Ministerio de Desarrollo Agropecuario, vuelvan a jugar su rol.

Piden que Protección de Alimentos, el Ministerio de Salud y la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia cumplan su labor, pues la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos no lo cumple desde 2006.

Horas antes, los productores llegaron a verter leche desde garrafones en las calle durante la protesta en Divisa, en rechazo de las importaciones y la ‘pérdida' de su producto por falta de mercado.

La convocatoria de Unidos por el Agro, en Divisa, provincia, Herrera, recibió el respaldo de la mayoría de las agrupaciones agrícolas y pecuarias del país. Sin embargo, los productores reconocen que ‘todo se salió de control'.

Los diversos capítulos de la Asociación Nacional de Ganaderos (Anagan), así como los productores de Barú desalojados de las tierras que hoy ocupa la multinacional, Del Monte, también protestaron.

Unidos por el Agro tenía paralelamente una protesta en el río Risacua, provincia de Chiriquí, donde junto a docentes y jubilados exigieron el cese de las importaciones, el desarrollo de un mercado estable, precios justos y soberanía alimentaria.

Mientras tanto, la Organización Nacional Agropecuaria (Onagro), junto al Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), marchó desde el Parque de Cervantes hasta la Gobernación para entregar una carta al presidente Juan Carlos Varela con las peticiones. Allí procedieron a incinerar neumáticos para exigir la renegociación de los acuerdos con la Organización Mundial de Comercio, además de los tratados de libre comercio y el Tratado de Promoción Comercial (TPC) que mantiene el Istmo con Estados Unidos.

‘NO MÁS PROMESAS'

En el pliego de peticiones, los productores exigen que Sanidad Vegetal y Sanidad Animal, por medio del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA), vuelva a jugar su rol.

También que el Departamento de Protección de Alimentos, el Ministerio de Salud (Minsa) y la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia cumplan su labor, pues la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos no lo cumple desde 2006.

También piden que se revise el control de precios, ya que sus costos de producción ‘no son competitivos' frente a los productos importados.

Por su parte, el titular del MIDA, Eduardo Carles, en horas de la mañana en TVN-Noticias reiteró: ‘nos mantenemos en diálogo permanente, llevamos seis meses de negociación'.

Tras el ‘descontrol' en el que terminaron las protestas de los productores nacionales, Aquiles Acevedo, presidente de la Anagan, justificó la acción. En un comunicado de prensa plasmó que ‘gente que trabaja diariamente de sol a sol, asisten a una manifestación pacífica y exigen respuestas, no más promesas'.