Panamá,25º

17 de Nov de 2019

Economía

Reducción de azufre en combustible elevará los precios del producto

A partir del 1 de enero de 2020, el contenido de azufre en el combustible utilizado a bordo de los buques no debe exceder el 0.5%, lo que representa una reducción del 86% del límite actual de 3.5%

John Demopoulos, vicepresidente de Argus Media; y Nicolás Vukelja Duque, presidente de la Cámara Marítima de Panamá.Raúl A. Bernal | La Estrella de Panamá

Entre un 20% y 25% podría aumentar el precio de los combustibles para las empresas navieras, toda vez que en enero próximo entra en vigencia una normativa mundial para disminuir el contenido de azufre en este producto que usan los buques que surcan los mares.

Así lo consideraron expertos en materia energética, luego de que se implementara el anexo VI del Convenio Internacional para prevenir la contaminación por los buques (Marpol), que indica que, a partir del 1 de enero de 2020, el contenido de azufre en el combustible utilizado a bordo de los buques no debe exceder el 0.5%, lo que representa una reducción del 86% del límite actual de 3.50%.

Cifras del mercado
El barril de petróleo
ronda actualmente los $60. Los precios del crudo dependen de los vaivenes sociopolíticos, así como de los fenómenos naturales.
Entre 3.5 a 4 millones de toneladas métricas
de combustible marino se venden anualmente en Panamá, de acuerdo con cifras de la industria.

John Demopoulos. vicepresidente de la compañía de inteligencia Argus Media, dijo que este nuevo combustible bajo en azufre va a ser un poco más costoso, por ser “más especializado”.

Pese a la situación que se proyecta, este experto ve a Panamá muy competitivo en ese aspecto, ya que ofrece un buen servicio en lo que se refiere a suministro de combustible a los barcos.

Demopoulos recordó que en Panamá están presentes los mismos “jugadores” que están en otros puertos del mundo y cualquier situación que se dé en el servicio a nivel internacional, también ocurrirá aquí.

Los precios del petróleo y sus derivados dependen de los vaivenes sociopolíticos y de los fenómenos naturales que acontecen a nivel mundial. Panamá, por ser un país netamente importador, está sometido a los lineamientos que adopten en este sentido los exportadores y productores de esta materia prima.

Con el aumento en el precio del combustible bajo en azufre para las embarcaciones, el especialista asegura que ello traería una inflación en la cadena de valores de los servicios marítimos.

“El combustible va a subir y es lógico que suba también el precio de la carga que está a bordo. No importa el combustible, donde lo compremos, ya sea en Houston o Brasil, este combustible va a ser un poco más costoso”, reiteró el ejecutivo.

Por su parte, el presidente de la Cámara Marítima de Panamá, Nicolás Vukelja Duque, recordó que este combustible bajo en azufre va a estar compitiendo con el que se utiliza para la parte motriz de muchos países, por lo que las refinerías también tienen que ver que no pueden perder la oportunidad y las ganancias que están teniendo en este sentido frente a las embarcaciones.

Vukelja Duque también comparte la opinión del experto John Demopoulos, quien procede de Nueva York , al señalar que lamentablemente toda la cadena de suministro va a incurrir en los costos de las cargas.

“Hay que ver cuántos contenedores lleva ese barco y qué tanta carga. Todo eso se tiene que dividir al final de la factura, sobre qué se transportó en ese barco y aquí sí entraría lo que es economía en escala. Si llevas una sola embarcación y más contenedores ... allí sí puede ser diferente lo que es el costo de la mercancía”, sustentó el empresario panameño.

Para los representantes de la industria, la nueva reglamentación marítima es un tema de Estado y requiere el compromiso de todos los sectores para garantizar el fiel cumplimiento de estos nuevos límites de azufre en los buques, indicados por la Organización Marítima Internacional (OMI).

Actualmente, el precio del barril de petróleo ronda los $60. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) coordina las políticas energéticas de sus países miembros para influir en el mercado petrolero internacional.

En Panamá se vende entre 3.5 a 4 millones de toneladas métricas de combustible marino al año, de acuerdo con cifras que maneja la industria marítima nacional.