Temas Especiales

19 de Ene de 2022

Economía

¿Cómo opera la inversión de capital de riesgo en Latinoamérica?

El capital de riesgo implica inversiones en proyectos con elevados niveles de incertidumbre, como pequeñas empresas con potencial de crecimiento a largo plazo. Las empresas financiadas por 'venture capital' cuentan con altas perspectivas de crecimiento para ganar escala como algunas 'startups'

¿Cómo opera la inversión de capital de riesgo en Latinoamérica?
Los inversores de capital de riesgo son buscadores constantes al acecho de nuevas oportunidades.Shutterstock

Las empresas inversionistas de capital de riesgo o venture capital (VC), son compañías o asociaciones que nacen como una necesidad y una oportunidad para aquellos emprendimientos de gran magnitud que escapan al ojo y apoyo de la banca tradicional, bien sea porque no pasan sus análisis de riesgo, porque los capitales requeridos son muy altos para el banco o porque representan una alta exposición.

El VC se traduce en fondos de inversión que cumplen una doble función: buscan nuevas oportunidades de inversión y administran el dinero de los inversionistas, recaudan participaciones de capital privado y las invierten en startups con potencial de crecimiento.

En la mayoría de los casos, las empresas que acuden al VC son incipientes, con un elevado riesgo y sin una historia financiera y carecen de un récord crediticio, por lo que están dispuestas a ofrecer grandes participaciones en el capital de la compañía a cambio de hacer crecer el negocio.

El capital de riesgo implica inversiones en proyectos con elevados niveles de incertidumbre como pequeñas empresas con potencial de crecimiento a largo plazo. Las empresas financiadas por 'venture capital' cuentan con altas perspectivas de crecimiento para ganar escala como algunas startups

¿Cómo opera la inversión de capital de riesgo en Latinoamérica?
Ventures Capital son inversiones en proyectos con elevados niveles de incertidumbre que se proporcionan a pequeñas empresas con potencial de crecimiento a largo plazo.Shutterstock

¿Cuáles son las etapas del VC?

1. Recaudación de fondos. Dependerá mucho del tiempo de existencia del capital de riesgo, pero por lo general puede tardar entre seis meses y un año.

2. Búsqueda de inversiones. Los inversores de VC son buscadores constantes de nuevas oportunidades, y profundizan mucho en una startup antes de decidir si invertir o no. Todo dependerá de la etapa en la que se encuentre el negocio, pero la mayor parte del análisis se centra en tres pilares principales: equipo (este es el punto más importante), mercado (tamaño y competencia) y el negocio en sí (situación actual y tendencia de las métricas y datos financieros).

Esta etapa es llamada presiembra; acá no se desembolsan los fondos del VC, pero sí se establecen las comisiones. Generalmente este período dura de uno a cinco años.

¿Cómo opera la inversión de capital de riesgo en Latinoamérica?
Las compañías startup en países como México han captado grandes inversiones.Shutterstock

3. Compromiso de inversión. En esta etapa se decide en qué compañías se va a invertir y qué cuantía del fondo se va a destinar a cada una de ellas, es decir, los fondos de capital de riesgo destinados a startups a cambio de una participación en el capital de la empresa.

Dependiendo del tamaño de la ronda, el fondo de VC puede ser el único inversor o coinvertir con otros inversores especializados en tecnología, por ejemplo. Esta fase es también llamada seed o semilla y es donde el proyecto se hace realidad y se valida el modelo de negocio. Se elabora el “producto mínimo viable” o MVP (por sus siglas en inglés) que es posible testear con clientes reales.

4. Gestión de portafolio. Es la etapa en la cual se plantea la estrategia de crecimiento, con nuevas contrataciones para el equipo y con un testeo adecuado de las estrategias de captación y venta del producto.

Las firmas de VC tienen diferentes políticas sobre si pasan a formar parte del consejo de administración de la startup o no (dependiendo también del porcentaje de su participación). Es aquí cuando la entidad de capital de riesgo empieza a gestionar la cartera de empresas y proveerlas de conocimientos y experiencia de negocio; aportan su experiencia y su red de contactos para ayudar a crecer el emprendimiento. En esta etapa la inversión empieza a dar beneficios y es cuando se empieza a desarrollar un plan de salida.

5. Generar retornos a los LP y liquidación del fondo. Una vez devuelto el capital comprometido a sus inversores y dependiendo de las condiciones pactadas, se procede al cierre del fondo de capital de riesgo.

Caso Latam

La inversión de capital de riesgo en América Latina viene en constante aumento. La región tiene poco menos de 30 unicornios, compañías no listadas en la bolsa que están valuadas en más de $1,000 millones. Para tener una idea del crecimiento tan rápido de los unicornios, hace tres años solo había cuatro; entre los sectores se destaca el segmento fintech, que acumula 40% de los flujos de venture capital.

En segunda instancia se encuentra el e-commerce, con un 12%, y luego las llamadas súper apps que reúnen muchas funciones diferentes dentro de una misma aplicación, ocupan el tercer lugar del podio del canalizador de inversiones con 7% del total.

Estructura legal

Socios generales o general partners. Constituyen la cartera de inversión del fondo y se implican en su gestión. Obtienen la parte del retorno de inversión (ROI, por sus siglas en inglés) que les corresponde, además de una comisión por gerencia, una comisión de gestión anual.

Socios con participación limitada o limited partners. Realizan inversiones en el fondo, sin intervenir en la gestión del mismo.

Diferencias entre un fondo de VC y un banco tradicional

El venture capital se destina a empresas nuevas, jóvenes y dinámicas, con una  capacidad de expansión rápida, mientras que los bancos por sus políticas de análisis de riesgo y por estar regidos por organismos del Estado, solo suelen prestar a los negocios con más trayectoria.

Los inversionistas de VC participan activamente en la toma de decisiones de la empresa y por ende toman posesión de una parte de ella, mientras que los bancos solo prestan dinero con la condición de que la cantidad íntegra sea devuelta.

Los bancos tienen menor predisposición al riesgo, mientras que un VC busca oportunidades en las que el retorno potencial eclipse a los riesgos.

Durante el primer semestre de 2021, el boom del capital de riesgo en Latinoamérica provocó que $9,300 millones fueran invertidos en startups latinoamericanas, duplicando casi el total recaudado en 2020; presentando un incremento del 465% con respecto al mismo periodo del año anterior.

Si hiciéramos un ranking por monto de inversión de VC en la región, tendríamos a Brasil a la cabeza seguido de México; Colombia; Chile y Argentina.

Dentro del top 6 de inversionistas de capital de riesgo en Latinoamérica tenemos a: Hernán Kazah, de Argentina, Eric Acher de Brasil, Federico Antoni de México, Diego Serebrisky de México, Hernán Fernández de México, y Leonardo Wehe de Argentina.

¿Qué sabemos de los unicornios?

Se trata de una startup generalmente tecnológica que alcanza el valor de los $1,000 millones como empresa privada, sin cotizar en la bolsa de valores.

En 2021, Crunchbase, plataforma que agrupa información empresarial sobre compañías privadas y públicas, señaló que existen alrededor de 694 startups con valuación de unicornio en todo el mundo; y como ejemplos en Latam tenemos:

• En categoría fintech: Nubank y Ebanx.

•En categoría logística: Rappi, 99 y iFood.

• En categoría marketplace: Mercado Libre y OLX.

• En categoría e-commerce: Madeira Madeira.

Dentro de los cinco primeros unicornios de Latam, por su valor, se encuentran:

1. Nubank, Brasil, que es el banco digital independiente más grande del mundo. La fintech brinda tarjetas de crédito mediante una experiencia digital sencilla y rápida, permitiendo a sus clientes escapar de la burocracia. Valorada en más de $30,000 millones.

2. Kavak, México, es una plataforma de comercio de automóviles que brinda una experiencia transparente, fácil y segura de comprar o vender un automóvil. Valorada en más de $8,700 millones.

3. dLocal, Uruguay, es un procesador de pagos que conecta a los comerciantes globales con los mercados emergentes, brinda a los clientes el servicio de pagos de bienes raíces u otros métodos de pago. Valorada en más de $6.000 millones.

4. Rappi, Colombia, es una plataforma de entrega bajo demanda que conecta a consumidores con tiendas locales. Valorada en más $5,200 millones.

5. QuintoAndar, de Brasil, es una plataforma que se asemeja a un mercado inmobiliario online, la cual simplifica el alquiler de bienes raíces residenciales para propietarios e inquilinos. Valorada en más de S$4,000 millones.

El autor de esta nota es CEO y cofundador de Trust Corporate.