Temas Especiales

31 de May de 2023

Economía

Gobierno de Brasil licitará la construcción de 15 aeropuertos

El próximo 18 de agosto sacarán a subasta los proyectos aeroportuarios, anunció el ministro de infraestructura, brasileño, Marcelo Sampaio Cunha Filho

"Brasil se encuentra en un momento de transformación. en donde han aumentado las inversiones en infraestructuras y se ha desarrollado mucha riqueza", dijo el ministro de Infraestructuras brasileño, Marcelo Sampaio Cunha Filho, en el reciente Foro América, organizado por Europa Press.

Uno de los sectores prioritarios en Brasil, según Sampaio, es la aviación donde se han invertido mil millones de reales en aeropuertos regionales que les permiten integrar todo el país y aeropuertos pequeños, lo cual permitirá su vez aumentar la oferta también.

Para el próximo 18 de agosto sacarán a subasta la construcción de unos 15 aeropuertos, con el principal atractivo del Aeropuerto de Congonhas, en São Paulo, que representa un "hub" doméstico y tiene gran afluencia dentro del país.

“Lo que nos trae aquí a Europa es hablar de la séptima ronda de licitaciones que se celebrará la subasta el día 18 de agosto, en donde también saldrán a licitación 15 aeropuertos que pasarán a mano del sector privado”, anunció Sampaio, quien destacó  el buen ambiente de negocios que ofrece Brasil para las inversiones privadas.

Ministro de Infraestructura de Brasil, Marcelo Sampaio.
Ministro de Infraestructura de Brasil, Marcelo Sampaio.Europa Press

El ato funcionario brasileño añadió que a pesar de la pandemia se han hecho dos subastas de forma “satisfactoria” y desde marzo de este año 2022 han venido priorizando la privatización de los aeropuertos públicos. Hasta el momento han transferido 34 aeropuertos para el sector privado.

Reequilibrar la matriz del transporte

Sampaio explicó que la intención de las próximas concesiones de carreteras, aeropuertos y otras infraestructuras es reequilibrar la matriz de transportes del país, ya que actualmente el gran peso se traslada a las carreteras. “Brasil es un hub de oportunidades. Lo que pretendemos en el ámbito del transporte es equilibrar la matriz de los transportes en Brasil”, subrayó el ministro brasileño.

En los próximos seis meses habrá varios activos que permitirán transformar esta red de transportes en Brasil. “Vamos a renovar los contratos de concesiones (de ferrocarriles), dos de ellos uno en el noreste y otro en el sureste. Pretendemos atraer inversiones que nos lleven próximos al litoral”, adelantó Sampaio.

Respecto al transporte por carreteras, informó que se tienen tres concesiones aún para el 2022. Una de ellas es una carretera que une a Belo Horizonte con Governador Valadares, un municipio brasileño del estado de Minas Gerais, también próximo hacia el litoral. Y dos lotes de carreteras en el estado de Paraná, próximos a Curitiba con la idea acercar la capital a los puertos.

“Tenemos un gran volumen de transporte de carga y creemos que con todas estas obras se podrá facilitar y mejorar el transporte”, aseguró Sampaio, para quien también es muy importante lograr el transporte de pasajeros, por ferrocarril entre la ciudad de Río de Janeiro y el Estado de Sao Paulo. 

"Es un tema que hemos estudiado bastante en los últimos años que tenemos que avanzar  en ello. Tengo la seguridad que encontraremos el momento  para trabajar en ello y unir estas dos ciudades importantes: Río de Janeiro y São Paulo", apuntó Sampaio, para quien operaciones como la de Eletrobras ayudarán a modernizar el país y lograr beneficios para todos los brasileños.

En ese sentido añadió que la privatización de Eletrobras supone un "win-win" y un "camino sin retorno" para Brasil, a pesar de la intención del candidato presidencial Lula Da Silva de querer revertir la privatización en caso de convertirse en el próximo gobernante del país.

"El año que viene, independientemente del resultado electoral, los proyectos seguirán hacia delante", enfatizó Sampaio, al tiempo que subrayó las oportunidades relacionadas con el litio en Minas Gerais y el Estado de Bahía, ya que el impulso del material permitiría la sustitución de los vehículos de combustión por coches eléctricos en unos 15 o 20 años, aproximadamente.