Temas Especiales

23 de Oct de 2020

Internacional

Jueza que investigaba crimen organizado fue asesinada a balazos en Rio

Una jueza brasileña reconocida por actuar con rigor contra el crimen organizado en Sao Gonçalo, ciudad vecina a Rio de Janeiro, fue ases...

Una jueza brasileña reconocida por actuar con rigor contra el crimen organizado en Sao Gonçalo, ciudad vecina a Rio de Janeiro, fue asesinada a balazos en una emboscada cerca de su residencia la madrugada de este viernes, informó la policía.

La jueza Patricia Acioli "sufrió una emboscada, (su vehículo) recibió 21 disparos y ahora estamos investigando el autor y responsable de la ejecución", explicó a la prensa el comisario Felipe Ettore, titular de la división de Homicidios de la policía.

El automóvil de Acioli, de 47 años y madre de tres niños, fue interceptado cuando llegaba a su casa en Niteroi, ciudad vecina a Sao Gonçalo, por dos motos y dos automóviles, según afirmaron algunos testigos.

La casa de la jueza contaba con un circuito de cámaras que serán analizadas por los investigadores.

"Este es un caso típico de retaliación, de intimidación contra una jueza valiente, eso es un desafío para el orden público y al estado de derecho", lamentó el gobernador de Rio de Janeiro, Sergio Cabral. "La justicia va a reforzar el trabajo en Sao Gonçalo para enfrentar cualquier tipo de intimidación", añadió.

Las autoridades judiciales indicaron que Acioli tuvo escolta policial entre 2002 y 2007, y no pidió reactivarla en los últimos meses a pesar de recibir al menos cuatro amenazas de muerte.

El Consejo Nacional de Justicia de Brasil calcula que al menos 87 jueces se encuentran bajo amenaza en todo el país, pero en su registro no consta el nombre de Acioli."Muchas veces nos dormimos un poco sobre la seguridad de los magistrados que pelean y trabajan en asuntos muy serios, como fue el caso de esta jueza", explicó Eliana Calmon, responsable del organismo.

Entre los condenados por Acioli figuran integrantes de grupos paramilitares y de mafias del transporte clandestino y del combustible adulterado.

Consideradas como un mal menor en comparación con los narcotraficantes, las milicias parapoliciales muchas veces reemplazan la presencia de traficantes en las favelas de Rio, donde ofrecen protección a los habitantes a cambio de una "tasa de seguridad".