Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Internacional

Evo acusa a embajada de EE.UU de tener contacto con indígenas que protestan

El presidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró el domingo que la embajada de Estados Unidos mantiene contactos con dirigentes indígenas ...

El presidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró el domingo que la embajada de Estados Unidos mantiene contactos con dirigentes indígenas de la Amazonia que realizan una marcha en protesta a una carretera que cruzará una reserva ecológica, y anunció que pedirá explicaciones.

"Sospechosamente estos días, algunos hermanos dirigentes están en contacto permanente con la embajada de Estados Unidos, telefónicamente", reveló Morales durante una entrevista con la red de medios gubernamentales, a los que mostró un listado de llamadas telefónicas que salieron desde la legación diplomática en La Paz.No explicó cómo tuvo acceso al extracto de llamadas teléfonicas.

Esas llamadas, antes y durante la marcha, se dirigieron -aseguró- a tres líderes de los 2.500 nativos que encabezan una caminata de 600 km desde la Amazonia hasta La Paz que arrancó la semana pasada, para vetar una vía que cruzará un parque nacional en el centro del país rico en flora y fauna.

El mandatario dijo que fueron contactados por Estados Unidos el diputado del gobernante Movimiento al Socialismo hoy distanciado del oficialismo Pedro Nuni, la dirigenta indígena Roxana Laruta y el líder de un sector de los aymaras de los Andes, Rafael Quispe.

"Este es un tema político, no solo nacional, sino de carácter internacional, es la tarea de Estados Unidos de enfrentar a los indígenas con los cocaleros, con los colonizadores, con los hermanos campesinos", aseguró el gobernante, líder de los pueblos nativos del país.

Para saber a qué se deben esas llamadas telefónicas, el presidente anunció que "mañana (lunes) el canciller (David Choquehuanca) tiene que convocar a la embajada de Estados Unidos para que expliquen qué hacen en la marcha, (porque) tienen que informar qué hacen".

Los indígenas amazónicos comenzaron el lunes pasado una marcha en rechazo a una carretera de 300 km que financia Brasil y que cruzará el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) en el centro del país, mientras el Ejecutivo aseguró que la obra irá sí o sí, porque -argumenta- ayudará al desarrollo de la zona.

Los marchistas ya han recorrido unos 100 km.