Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Internacional

Indígenas ecuatorianos llegaron a Quito tras marcha de dos semanas

Unos mil indígenas ecuatorianos llegaron este miércoles a la capital Quito tras una marcha de dos semanas en rechazo a la gran minería y...

Unos mil indígenas ecuatorianos llegaron este miércoles a la capital Quito tras una marcha de dos semanas en rechazo a la gran minería y para exigir leyes sobre el manejo del agua y la redistribución de tierras en Ecuador, constató la AFP.

La caminata arribó al barrio Guamaní, en el sur, luego de un recorrido de 10 km desde el poblado de Uyumbicho. Otra marcha desde el norte andino se acercaba al sector de Calderón.

Ambas manifestaciones, apoyadas por grupos opositores, confluirán este jueves en el parque El Arbolito, en el centro moderno quiteño, para una concentración en la tarde organizada por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

Esas demostraciones se desarrollarán simultáneamente con marchas de seguidores del presidente socialista Rafael Correa, quien los convocó para contrarrestar lo que denuncia como un intento de desestabilización.

Esos simpatizantes se reúnen en la Plaza de la Independencia, donde está el Palacio de gobierno, y en El Arbolito, del cual saldrán antes de la llegada de su contraparte, según dispuso la alcaldía capitalina para evitar choques.

La marcha que llegó a Guamaní partió el 8 de marzo de El Pangui (700 km al sureste de Quito), tres días después de que el gobierno firmara con la empresa china Ecuacorriente el primer contrato para extraer cobre en esa localidad amazónica. El recorrido incluyó varios tramos en vehículos.

La Conaie, principal agrupación aborigen, exige leyes sobre el manejo del agua y la redistribución de tierras, así como la derogatoria de la norma que ampara la megaminería y de una proyectada ronda petrolera, según un manifiesto emitido este miércoles.

Pero Correa insistió en que la marcha busca desestabilizarlo antes de los comicios de febrero de 2013, en los que no descarta la reelección, al tiempo que defendió los proyectos mineros y advirtió sobre hechos violentos del partido izquierdista Movimiento Popular Democrático (MPD), que apoya a la Conaie.

"Ellos tienen derecho a manifestarse; nosotros también, diciendo: basta de impedimentos y retraso en el país", dijo el mandatario este miércoles a la prensa, al tiempo que se mostró abierto al diálogo si los aborígenes actúan de forma pacífica.

"No vamos a dialogar ni con los golpistas, ni con quienes tienen afanes electorales", señaló por su parte la ministra de la Política, Betty Tola.La funcionaria estimó que el oficialismo reunirá a unas 60.000 personas.

Los indígenas no aventuraron aún un número, pero Correa dijo recientemente que podrían ser hasta 4.000.A raíz de las manifestaciones, la alcaldía suspendió las clases en varios colegios.