Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Internacional

Huelga general, pulso del descontento social en España

El gobierno de Mariano Rajoy se prepara para su primera huelga general, en medio de una crisis en España, cuya economía ya está en rece...

El gobierno de Mariano Rajoy se prepara para su primera huelga general, en medio de una crisis en España, cuya economía ya está en recesión. Para muchos la huelga, lejos de promover algún cambio drástico en la nueva legislación laboral- que facilita el despido y permite la rebaja de sueldos- y que es rechazada por una amplia mayoría de los españoles, es vista como una medición de hasta dónde llega el descontento social, en un país donde más de 5 millones de personas han perdido sus empleos en los últimos años a causa de la crisis.

El resultado de esta convocatoria será determinante para abrir paso a futuras protestas y manifestaciones sociales, contra las actuaciones de la derecha en el poder (Partido Popular). Y aunque la convocatoria de los sindicatos, apoyados por el PSOE, no convence, por los ribetes políticos que sobresalen de ella, la preparación al 29M, fue una jornada con mucho movimiento, especialmente en los medios escritos, donde se dieron los primeros despidos en base a la reforma laboral.

Justo un día antes de la huelga, la editorial Grupo Zeta despidió a 8 periodistas y aplicó reducciones de salarios de un 2 hasta 20% a los empleados. Los trabajadores, al conocer la noticia, declararon un paro en sus labores, mientras analizaban la situación en una Asamblea.

Las justificaciones de estos despidos, según los directivos de la empresa se deben a recortes en los contratos de publicidad, aunque los empleados creen que obedecen a medidas de presión contra la huelga general. Zeta ya había despedido en 2009 a 424 trabajadores.

La convocatoria a huelga en los medios escritos fue alentadora para los sindicatos, en palabras de Mariano Rivero, de la Asociación Española del Sindicato de Periodistas, "el éxito de la huelga conseguido en los medios escritos, les augura el éxito de la huelga general".

Rivero apuntó que los periodistas de muchos medios le dieron acogida al llamado, siendo Cataluña, Aragón y Navarra las regiones donde hubo más participación.

"En Barcelona hubo una concentración de más de 200 periodistas en la Plaza de San Jaime". Para Rivero, el éxito de la huelga de los periodistas también se debe a que los principales diarios de España. El País, El Mundo y ABC redujeron en más de 50% sus contenidos. "ABC de 78 páginas, las redujo a 40", dijo el sindicalista, quien vaticina que hoy será mínima la colocación y venta de los diarios, pues los ruteros y centros de distribución se han unido al llamado de huelga. Los medios audiovisuales, radiales y los de internet se sumarán a la huelga hoy No comprar, no consumir.

El tema de la huelga del 29M también acaparó las redes sociales. Desde temprano se hacían llamados no solo a una huelga general de trabajo, sino también de consumo. No usar la electricidad, no comprar gasolina, ni consumir en restaurantes, ir a supermercados, utilizar el transporte, acudir a los bancos o los cajeros automáticos.

"El 29M no compres, no contrates, no consumas", era una de las consignas con las que a través de Twitter se buscaba lograr un mayor impacto a la medida de presión contra la reforma laboral de Rajoy.

Otro de los factores que podría incidir en la participación de la ciudadanía en la convocatoria sindical es el próximo aumento de la luz, que a partir del abril se incrementará hasta un 7%.

Los servicios básicos anunciaron una reducción de hasta el 70%. El transporte (metro, trenes y autobuses) funcionaran un 30% en las horas pico y 20% el resto de la jornada. En los aeropuertos se cancelaron el 60% de los vuelos internacionales. Mientras los servicios de salud se laborará en horario de "días festivos".

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, advirtió que ni el éxito ni el fracaso de la huelga harán que se "mueva un ápice de la Reforma Laboral" Los economistas han estimado que si los sindicatos consiguen movilizar al 50% de la población económicamente activa de España, las pérdidas serán mayores a los 2 mil millones de euros.