Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Internacional

Guatemala promueve que se regulen las drogas

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, promueve en Davos la regulación de la droga, con la ayuda del riquísimo filántropo George...

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, promueve en Davos la regulación de la droga, con la ayuda del riquísimo filántropo George Soros, tras cincuenta años de una guerra sin resultados.

"Es necesario un cambio en la política contra las drogas" que pasa por la "regulación", dijo Pérez Molina en una rueda de prensa en la que estuvo acompañado por Soros, partidario también de "repensar cómo hacer frente" a este flagelo.

Pérez Molina recordó que el único instrumento legal que existe a nivel internacional es la convención de Naciones Unidas que data de 1961.

"Después de 50 años de guerra contra las drogas, hemos visto que los cárteles han crecido, la producción y el consumo han crecido también y los resultados no son los que estamos buscando", lo que hace que "eso nos ha llevado a buscar otras alternativas".

Esta es la primera vez que el tema de las drogas se cuela en la agenda de Davos, según el mandatario guatemalteco, quien dijo que este asunto también se abordará en la asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA) de junio en Ciudad de Guatemala.

Para el segundo semestre de este año, el país centroamericano realizará una cumbre en Tikal, a la espera que acudan líderes políticos y del sector empresarial, además de la Fundación Soros y la Fundación Carter, entre otras, de las que espera más que dinero, que se sumen "al diálogo" y ayuden a "difundir el mensaje" que promueve.

Guatemala, al igual que el resto de los países centroamericanos, se ha convertido en un lugar de tránsito y almacenamiento de la droga que circula entre el sur del continente a Estados Unidos.

A juicio de Pérez Molina, que ha preconizado una política de 'mano dura' para combatir la inseguridad que gangrena a su país, la regulación debería conceder "un trato diferente a cada una de las drogas", que sea producto de un diálogo internacional basado en estudios científicos, acompañada con programas de prevención, educación y salud.

Al ser preguntado por la AFP si Guatemala va a adoptar de manera unilateral alguna medida para regular este lucrativo negocio que mueve 360.000 millones de dólares al año en el mundo, dijo que su gobierno contempla "legalizar" y controlar los cultivos de amapolas en el norte del país en la frontera con México para fines medicinales, para no castigar a los campesinos que no tienen otros recursos.

Por su parte el exfinanciero y filántropo Soros considera que actualmente hay una oportunidad para "repensar el problema de la droga", surgida de la mano del informe elaborado por la comisión latinoamericana sobre las drogas y la democracia dirigida por el expresidente brasileño, Fernando Henrique Cardoso, favorable a la despenalización al consumo de drogas y poner fin a la actual estrategia prohibicionista.

Y es que el alcance del flagelo de la droga es de tal calibre que "hace peligrar la estabilidad" de muchos países, como México, o Malí, como se ha visto recientemente con la crisis de este país, según Soros.

"La guerra de las drogas está haciendo más daño que las drogas en sí mismas", recordó el filántropo de origen húngaro para quien el coste que genera la represión es mayor que muchas políticas sociales y puso el ejemplo de California, que "gasta más dinero en el sistema de prisiones que en el sistema educativo", lo que a su juicio es "intolerable" y más en estos tiempos de austeridad.

En este sentido, Pérez Molina que lamentó que el Estado tenga que gastar unos recursos que no tiene en reprimir el problema de la droga, en vez de consagrarlos a programas sociales como la salud o la educación, aseguró que en su país, entre el 40% y el 50% de los casos de violencia y homicidios están vinculados con la droga.

Por eso, si hubiera otro camino para evitar esa guerra "se estaría reduciendo a la mitad la violencia en el país", concluyó.