Panamá,25º

21 de Nov de 2019

Internacional

El Supremo indio dictará mañana el fallo sobre la histórica disputa de Ayodhya

Dictarán la decisión final de un proceso legal que comenzó hace décadas, de acuerdo con la agenda de sesiones del máximo tribunal

no de los pilares construidos para el templo en honor a Ram en la ciudad india de Ayodhya.David Asta Alares | EFE

El Tribunal Supremo de la India prevé dictar este sábado el fallo sobre un sitio sagrado en la ciudad india de Ayodhya, disputado encarnizadamente por musulmanes e hindúes durante décadas, en medio un gran despliegue de seguridad por temor a que la decisión avive la violencia.

Cinco jueces, encabezados por el presidente del Tribunal Supremo, Ranjan Gogoi, dictarán la decisión final de un proceso legal que comenzó hace décadas, de acuerdo con la agenda de sesiones del máximo tribunal.

La decisión llega después de una de las más largas audiencias de la historia de la alta corte, de 40 días, que concluyó el pasado 16 de octubre.

En declaraciones recogidas por el canal indio NDTV, uno de los miembros del grupo de magistrados que preven anunciar la decisión, el juez S.A. Bobde, se refirió recientemente al caso de Ayodhya como "uno de los más importantes del mundo".

La decisión del máximo órgano judicial concluirá si se alza un templo en honor al dios Ram o no sobre las ruinas de la mezquita de Babri, levantada por el emperador mogol Babar en el siglo XVI sobre el sitio del nacimiento de Ram y un antiguo templo hindú de esta deidad.

"Independientemente de la decisión del Tribunal Supremo sobre Ayodhya, esa no será una victoria o derrota para nadie. Mi llamamiento a los compatriotas es que debería ser la prioridad de todos nosotros que esta decisión fortalezca aún más la gran tradición de paz, unidad y buena voluntad de la India", publicó en Twitter el primer ministro indio, Narendra Modi, poco después de que se revelará la fecha del veredicto.

Poco antes de que se anunciase la fecha del dictamen, las autoridades anunciaron un despliegue de más de 4,500 agentes y 16,000 voluntarios para mantener la seguridad de la ciudad.

Las feroces peleas por el territorio alcanzaron su punto álgido con el derribo de la mezquita de Babri el 6 de diciembre de 1992 por una turba de hinduistas, lo que desencadenó unos disturbios que se prolongaron durante meses en los que murieron unas 2,000 personas.

Fueron los peores enfrentamientos entre hindúes y musulmanes desde la partición del continente indio en 1947.